3 de junio: 48 años de la creación del Colegio de Cerrito

La intención de crear un instituto secundario en Cerrito tiene sus primeros pasos en 1954, cuando nuestro pueblo se denominaba Gobernador Racedo. Por aquellos años un 17 de febrero “se reúnen en asamblea los vecinos más representativos de la zona con el objetivo de concretar un medio que eleve el nivel espiritual y cultural de la población, dentro de alineamiento que aconseja el Segundo Plan Quinquenal, formando así una Comisión directiva.
Al mes siguiente y con una celeridad que nuestra era burocratizada ha perdido, la Comisión Directiva decide enviar una nota al Sr. Ministro de Instrucción Pública de la Nación para comunicar la formación de la Comisión y solicitar la creación de un Instituto Secundario y la adscripción del mismo a la Escuela Normal de Paraná.
Inmediatamente se nombra el cuerpo de profesores.
A comienzos de 1955 se hace un balance del primer año de vida del instituto cuyos resultados son muy favorables ya que la totalidad del alumnado ha aprobado los exámenes y con notas destacadas, aunque se debe hacer una convocatoria a los padres de los jóvenes que han terminado sexto grado para completar la cantidad reglamentaria de alumnos.
En 1956 el Ministerio de Instrucción Pública de la Nación autoriza la adscripción al Colegio Nacional de Paraná, además se recibe la invitación de la Presidencia de la Nación para que los alumnos del establecimiento participen de una estadía de 15 días en Chapadmalal, lo que se acepta.
Se propone formar una Comisión de Cultura “para que siguiera bregando por el mantenimiento del Colegio, que lleva por nombre General Juan Domingo Perón. Se convoca a los vecinos y queda formada la Comisión que tiene por fin inmediato reorganizar el Instituto, pero esto no se cumple porque después de los acontecimientos nacionales provocados por la Revolución Libertadora, el establecimiento deja de funcionar en 1956.
Pasaron 8 años durante los cuales el ánimo de la población no decayó en su intención de lograr conseguir una institución secundaria para la localidad y así fue como el 27 de noviembre de 1964 un nutrido grupo de vecinos se reúnen en la Escuela Nº 38 “Mariano Necochea”, quienes inspirados en el deseo de elevación cultural, espiritual y social de la juventud proponen la formación de un Instituto de Estudios Secundarios para los alumnos de este pueblo y colonias adyacentes que completen el ciclo primario y unidos bajo la firme convicción de no escatimar sacrificios y utilizar todos los medios posibles para que la iniciativa llegue a buen fin, eligen por votación a los miembros de una Comisión Pro-formación de un Instituto.
La comunidad cerritense y la Comisión no estaban solas en este emprendimiento, por que por entonces estaba como Senador Nacional Don Antonio Tardelli, quien se interesa directamente en el proyecto y prontamente se puso a disposición de la Comisión, colaborando intensamente con los miembros de la misma orientando y acompañando en las diversas gestiones realizadas en Buenos Aires en varias oportunidades y especialmente ante el Director de Enseñanza Secundaria Sr. Enrique Martínez Granados.
Para ir recaudando fondos se realizan festivales a beneficio del instituto y se solicita al Presidente le Consejo General de Educación que el mismo funcione en el local de la Escuela Nº 38 por el término de 3 años y también se solicita el préstamo del mobiliario y material didáctico.
El 2 de febrero de 1965 los miembros de la Comisión exponen el requerimiento de un Colegio Secundario mixto y solicita incorporación de una división de primer año del Ciclo Básico y se eligen las primeras autoridades del mismo. Por Resolución Nº 44/DGE se autoriza con carácter de precario el funcionamiento del primer año del Instituto Secundario en un aula de la Escuela Nº 38.
La espera no fue muy larga, ya que el 02 de junio de 1965 llega la grata noticia, por medio de un telegrama del Director Martínez Granados en respuesta a la solicitud de creación del Colegio, el decreto se encuentra a la firma y autoriza el inicio de actividades escolares conforme a la reglamentación vigente.
Las actividades escolares se inician el 03 de junio de 1965 en un local cedido gratuitamente por la firma Solari y Cía. S.A. sito en Gral. Paz y Lavalle. Varios fueron los años y las peripecias pasadas para contar con un edificio escolar.
Por todo lo acontecido resulta de suma necesidad de construir un edificio propio para poner punto final a la inestabilidad provocada por la burocracia y el desinterés demostrado desde las diferentes gestiones ministeriales sobre el desarrollo y normal funcionamiento del Colegio.
A partir de 1979 se inician los trámites pro-edificio propio ante la Dirección Nacional de Arquitectura Educacional y así se origina el Expediente Nº 34223. Se recibe la donación, de parte del los Señores Humberto Dato y Arturo Rooselvet Etchevehere, de un terreno de las dimensiones necesarias.
Doce años pasaron hasta que luego del aporte de toda la comunidad, la municipalidad y un escueto aporte del gobierno provincial, el edificio propio del Colegio Nacional de Cerrito abre sus puertas el 3 de junio de 1992.
El edificio definitivo del Colegio de Cerrito se ubica sobre Avenida Racedo y Enrique Albornoz. Al mismo asisten alrededor de cuatrocientos alumnos divididos en un CBC con dos divisiones que funciona por la mañana y el Polimodal con tres modalidades: Economía y Gestión de las Organizaciones, Humanidades y Ciencias Sociales y Ciencias Naturales, desarrollando sus actividades por la tarde.
La localidad de Cerrito complementa el empleo público, los servicios y comercios con la producción agropecuaria y una serie de microemprendimientos: producción y venta de miel, producción y venta de dulces, confección de uniformes y ropas, pequeñas carpinterías, etc.
La población está compuesta por más de 5.000 habitantes que participan de festivales folclóricos, encuentros corales, ferias culturales y artesanales, exposiciones de arte, de industria y comercios, actividades educativas en el aula satelital que permiten realizar cursos de capacitación en distintos niveles sin trasladarse, se cuenta con un museo y biblioteca de inserción comunitaria, oficina de turismo y fiestas asociadas, proyectos de costura, gastronomía, etc.
Se destaca también la organización de encuentros deportivos, actividades destinadas a la infancia, recitales y eventos destinados a los jóvenes y otras especialmente preparadas para la familia y la gente de la tercera edad.

Deja un comentario

Podés comentar con tu cuenta de Facebook.
  • (will not be published)

*