“Agarren lo que tengan y salgamos de acá ya mismo, el edificio va a estallar”

Marcos Morales, vecino del cuarto piso del edificio, salió junto a su familia minutos antes.

Marcos Morales, un predicador evangelista vecino del 4º piso del edificio que estalló ayer tras un escape de gas en el centro de Rosario, relató al diario La Capitalcómo salvó su vida de milagro: “Agarren lo que tengan y salgamos de acá ya mismo, el edificio va a estallar”, dijo a su familia.

Según Morales, ni bien llegaron a bulevar Oroño se escuchó el estruendo en el edificio: la onda expansiva, de acuerdo a fuentes oficiales, provocó daños en un radio de 150 metros. Ya suman 12 los muertos y 65 los heridos. De acuerdo al testigo, dos gasistas matriculados, contratados por la administración del edificio, realizaban el recambio o reparación de una válvula que regula la entrada de la red de gas, en la planta baja cuando se produjo la explosión.

“Eran las 9 o 9.15 cuando escuché un fuerte soplido y como una estampida. Abrí una puerta y sentí denso olor a gas. A los segundos quedamos impregnados por una nube de humo. Me di cuenta de que era algo grave y les dije a mis hijas (Sol y Johana, 18 y 13 años) y a mi mujer, ‘agarren lo que tengan, salgamos de acá, esto va a estallar’”, explicó Morales.

“Hace quince días una mujer del 9º piso se quejó porque había pérdida y poca presión. Se hizo el reclamo a Litoral Gas, que constató el desperfecto. Pero igual las llamas de los calefones y las hornallas no calentaban. Entonces, el consorcio consultó a gasistas para reparar el desperfecto. Ellos dijeron que había que cambiar la válvula. Ese era el trabajo que estaban haciendo hoy (por ayer). Es más, en el ascensor pegaron un cartel donde se avisaba de la tarea”, recordó el testigo a La Capital.

Deja un comentario

Podés comentar con tu cuenta de Facebook.
  • (will not be published)

*