Cada vez más profesionales de la salud indican equinoterapia

Brujula
Spread the love

Quienes practican esta disciplina aseguran que los resultados a nivel físico y emocional son sorprendentes. Hablan del potencial curativo de los caballos para tratar distintas dolencias.

Escuchar hablar sobre la equinoterapia sorprende. También conmueve. Sobre todo por la pasión con la que narran las anécdotas quienes alguna vez la practicaron o quienes están a cargo de la posibilidad de acompañar a quienes necesitan ayuda para paliar o para recuperarse de alguna dolencia.

La equinoterapia es una disciplina cada vez más recomendada, incluso por los profesionales de la salud, que observan las mejoras que se logran a partir del contacto con los caballos a nivel física y emocional.

En Entre Ríos la actividad nació hace más de 10 años. Hoy son cerca de 15 los centros de la provincia donde se practica. Ciudades como Concepción del Uruguay, Gualeguaychú, Villa Elisa, Chajarí, entre otras, se sumaron a esta propuesta que cada vez gana más adeptos. Cerca de la capital provincial hay dos sitios abocados a esta tarea: en Colonia Avellaneda se encuentra la Asociación La Carmela y en Oro Verde la Asociación Paranaense de Equinoterapia La Delfina.

Quienes asisten a estos espacios son pacientes con síndrome de Down, parálisis cerebral, dificultades motrices, autismo, cáncer, cuadros de estrés o depresión, entre otros. Solo está contraindicado para casos puntuales como problemas ortopédicos, alergias al pelo del caballo o al polvo o cualquier otra, en quienes padecen hemofilia o tengan alguna enfermedad que provoque convulsiones.

Humberto Basso es instructor de equitación y es el actual presidente de la Federación Entrerriana de Equinoterapia. Hace 10 años empezó a incursionar en este ámbito y a aplicar sus conocimientos al servicio de la salud. “Los caballos me gustan de toda la vida y me pareció bárbaro lo que investigué acerca de las posibilidades y los beneficios de la equinoterapia. Con el paso del tiempo descubrí que tiene importantes efectos en el plano psicológico, porque más allá de quienes tienen una discapacidad profunda, moderada o leve, también es útil para tratar los déficits de atención, la hiperactividad, cuadros de asma, incluso también hay quienes lo utilizan para contrarrestar el estrés diario que les causa su trabajo”. Asimismo, comentó: “Hay una mujer que tuvo cáncer y debido a la quimioterapia quedó con secuelas a nivel motriz. Pero con equinoterapia fue capaz de dejar la silla de ruedas, pasar al andador y ahora utiliza bastón.

Tanto la psiquiatra que la trata como la kinesióloga están sorprendidas por los avances. Ella se anima a salir a la calle, mejoró su autoestima y decidió comprarse un caballo y venir todos los días”.

Beneficios a corto plazo
Es un método que hace posible el fortalecimiento de los músculos restaurando la movilidad perdida. Mejora el equilibrio y la coordinación. Ayuda a resolver problemas emocionales en las personas. Les ayuda en el manejo adecuado de impulsos agresivos, aumenta su autoconfianza, autoestima, la capacidad de adaptación, cooperación y el sentido de responsabilidad; fortalece la atención y concentración mental, así como la capacidad de comunicación. “Hoy en día son pocas las obras sociales que dan cobertura a la equinoterapia”, señaló Humberto Basso, quien indicó además que desde la Federación que preside se lucha para que se incluya en el Programa Médico Obligatorio (PMO).

Para practicarla se pide el aval o la derivación de algún médico
En la actualidad son pocas las obras sociales que cubren la equinoterapia y quienes la practican deben abonar un importe similar al que cuesta una sesión de psicoterapia. “Sin embargo, a quienes no pueden pagar el aporte mínimo que se cobra pueden venir igual, ya que lo que nos interesa es que los chicos obtengan los beneficios de esta terapia”, señaló a UNO Daniela Martínez, maestra de Educación Especial y una de las mentoras de la actividad en Concepción del Uruguay, donde funciona la Granja La Arboleda.

“Los caballos que se utilizan son entrenados y también reentrenados porque se trabaja con personas”, explicó Humberto Basso.

“Nosotros tenemos 30 caballos y no todos son aptos para la equinoterapia, porque deben tener un carácter muy manso, no asustarse con los gritos de los chicos o con los movimientos involuntarios que ellos hacen”, añadió Martínez, quien contó además que “desde que empecé con la actividad hace 10 años, cuando era algo novedoso todavía, pude corroborar con la experiencia que todo lo que se dice acerca de las virtudes de la equinoterapia son verdad”. Como anécdota, comentó: “Había un chico autista que venía que un día hizo un berrinche porque no lo llevaron a una cabalgata. Para alguien que no se comunicaba fue todo un logro”. Asimismo, afirmó: “Recibimos a personas que llegan derivadas por un médico, porque si bien en general la puede practicar cualquiera, hay casos con subluxaciones, por ejemplo, en los que no se recomienda”.

“Los papás se van fascinados, ya que ven la felicidad que tienen sus hijos. Es como una terapia encubierta, porque los chicos disfrutan y juegan”, concluyó.
Para contactarse con la Federación Entrerriana de Equinoterapia se puede llamar a La Carmela al teléfono (0343) 4979333 o al celular (0343) 154743275.

Fuente: www.unoentrerios.com.ar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Next Post

Un censo aéreo detectó 1.117 ballenas en la Península de Valdés

Spread the loveQuienes practican esta disciplina aseguran que los resultados a nivel físico y emocional son sorprendentes. Hablan del potencial curativo de los caballos para tratar distintas dolencias. Escuchar hablar sobre la equinoterapia sorprende. También conmueve. Sobre todo por la pasión con la que narran las anécdotas quienes alguna vez […]

Subscribe US Now