Causa Céparo: en la quinta jornada declararon diez personas ante el tribunal de la Cámara del Crimen

Se reanudaron las audiencias por el crimen de Alexis Céparo en los tribunales de Paraná. Diez testigos declararon en una de las últimas jornadas donde se juzga a Adrián Molaro por el homicidio cometido el 21 de enero de 2012 en Cerrito. El perito en balística y armas portátiles, Antonio Vitali, fue quien mas aportó este lunes ante la Cámara del Crimen. Su descripción giró alrededor de las tres armas que fueron halladas en el auto del imputado en horas posteriores al crimen. Además, comparecieron docentes y amigos de la víctima. También prestaron testimonio dos licenciadas en Psicología, que analizaron los comportamientos posteriores de los padres de Céparo. Una nueva jornada se llevará a cabo este martes, a las 9, y seis personas se sentarán en el banquillo de los testigos.

De Anñalisis digital.

En la jornada de este lunes el perito en balística Antonio Vitali se sentó frente al tribunal y respondió preguntas de la defensa, la querella, la Fiscalía y los magistrados para hablar sobre las armas que portaba Molaro el día del hecho.

Al respecto señaló el perito que “las armas que tenía el imputado son comunes hoy en día” ya que dijo que son vendidas al público en “cualquier armería” siempre y cuando se cumpla con “los requisitos propuestos por la ley”. La exposición fue extensa, debido a los conocimientos en la materia por parte del testigo y las lógicas limitaciones en la temática en lo que respecta a las partes involucradas e incluso al tribunal.

Las preguntas reiteradas en referencia a la posibilidad de daño de cada una de las armas, a su habitualidad en la tenencia por parte de los ciudadanos y, por sobre todas las cosas, la posibilidad concreta de su utilización para la caza deportiva, fueron las que predominaron durante la presencia de dicho testigo.

También, en la quinta jornada prestaron testimonio las dos licenciadas en Psicología que le realizaron una evaluación a Luis María Ceparo y Sandra Mendoza para ver los daños psíquicos que les provocó la muerte de su hijo

La primera profesional en atestiguar, Aparicio Victoria, indicó que comenzó a examinar a los padres de Alexis en el mes de julio de 2012 y que en el momento se encontraban “en un proceso de duelo y que tenían síntomas de ansiedad y de recuerdo inducido”. Asimismo, indicó que les “podría costar cerrar esa etapa de duelo por las repercusiones mediáticas del caso y también por haber sido un hecho inesperado”.

En tanto, la licenciada Diana Floresta, indicó que Céparo y Mendoza, en el momento que realizó las entrevistas, padecían “un cuadro de duelo detenido” e indicó que percibió que tenían “alteración del yo y aplicaban mecanismos de negación en referencia a la muerte de su hijo”. También expuso que la mamá “lo retenía en el psiquismo” y que tuvo “alucinaciones auditivas”. La profesional, contó que ambos padres manifestaban somatizaciones, la madre “con constantes jaquecas y al padre se le caía el pelo y lo crecía la barba”.

También comparecieron el director técnico del equipo de fútbol en el que jugaba Domi, Roberto Fálico, y el profesor de Educación Física de Céparo y Molaro, Mario Azaad. Ambos testigos reconocieron que la víctima “tenía muchas condiciones físicas” y que era una persona “componedora, alegre, buena gente y que no era agresivo”. La docente y preceptora Ángela Manzo también testificó ante el tribunal y recordó a Céparo: “Era alegre, muy bueno, cariñosos y cero conflictivo. Nunca tuvo una sanción”, expresó. Asimismo, habló sobre Molaro y contó que era “muy tranquilo” y que formaba parte de un grupo diferente al de Alexis.

A su vez, declararon dos amigos más de la víctima. Jorge Hergenreder y Ezequiel Quinteros dieron su parecer ante el tribunal que, en conjunto con las partes, les hicieron sus respectivas preguntas. Cabe mencionar que no fue mucho lo aportado por ambos testigos, en este sentido se puede rescatar cuando Hergenreder se refirió a Molaro como “cerrado, callado” y que “no lograba integrarse en el grupo” afirmó el ex compañero de escuela del imputado y la víctima. Por otra parte, Ezequiel Quinteros, compañero de Céparo en la radio sostuvo que “Domi tenía amigos en todos los ámbitos” y agrego: “Estábamos pasando música y lo venían a saludar todos”. Esto condice con muchos de los testimonios que se arrojaron durante el juicio oral y público, que manifestaron que Alexis era una persona “alegre y solidario”.

En el banquillo de los testigos también estuvo sentado Julio César Omarini, quien estuvo en el polideportivo junto a Alexis un día antes del homicidio. Informó que aquella noche, Alexis fue encargado de poner la música y él estaba atendiendo en la cantina. Indicó que conocía a la víctima de chiquito y que “siempre andaba alegre”. Además, señaló que la familia Céparo “es muy solidaria y colaboradora”. El dueño de una discoteca y de una radio de Cerrito, Daniel Gotte, contó, al igual que los demás, cómo era Alexis y habló sobre su comportamiento en el boliche. Al respecto indicó que “era divertido y solidario” y que nunca generó “ningún tipo de problema y no tomaba alcohol”.

Este martes será la última jornada donde atestiguaran quienes se agregaron durante el juicio oral y público, es decir que no estaban incluidos en la lista inicial de los 33 testigos. Por la tarde, se realizará una inspección ocular en el lugar del crimen. Mientras tanto, se espera para miércoles o jueves la instancia de alegatos donde las partes argumentarán y se efectivizará cada uno de los pedidos de sentencia al tribunal. Fuente Análisis Digital.

Deja un comentario

Podés comentar con tu cuenta de Facebook.
  • (will not be published)

*