Condena para Clarín por una nota hecha en La Paz

Brujula
Spread the love

Un fallo ordenó al diario porteño rectificar una publicación de 2009 por considerarla agraviante y discriminatoria. El artículo mostraba a mujeres entrerrianas madres de muchos hijos.

Por haber publicado con el título “La fábrica de hijos: conciben en serie y obtienen una mejor pensión del Estado” una nota en la que se reproducen testimonios de mujeres paceñas que son madres de muchos hijos, la Justicia ordenó al diario Clarín que realice una rectificación, al considerar a las expresiones como “agraviantes” y “tendientes a la discriminación y violencia psicológica, sexual y simbólica contra la mujer”.

La nota fue publicada en la página 28 del matutino porteño el domingo 5 de abril de 2009, cuyo título de tapa fue “Carrió y Ricardo Alfonsín hacen gestos de unidad”. Lleva la firma del periodista Pablo Calvo, enviado especial al norte entrerriano por el matutino para investigar un rumor lanzado por esos días de campaña electoral previa a los comicios legislativos de ese año: era inminente el traslado a la ciudad de La Paz de habitantes de la porteña Villa 31.
El rumor generó tensión en la localidad de 40.000 habitantes -situada a unos 500 kilómetros de Buenos Aires y a 170 de la capital provincial- que estaba experimentando cierto crecimiento en materia turística por el cual muchos pobladores que años atrás habían emigrado a grandes ciudades en busca de trabajo emprendían el regreso. En lugar de encontrar gestos de bienvenida, eran mirados con desconfianza por sus propios vecinos.
El supuesto desembarco de habitantes de la Villa 31 en la localidad fue fogoneado desde la oposición y en cada manifestación de las patronales del campo los discursos dedicaban varios párrafos a la versión que, con el tiempo, quedaría comprobado que una vez más era una falacia. Ya en febrero de ese año ciudadanos de Crespo, Nogoyá, Viale y Ramírez habían manifestado su preocupación por un rumor similar. Años atrás, el destino señalado había sido la ciudad de Concordia. Y cada vez algún medio nacional llegaba en busca de vecinos enardecidos por la posible migración de pobres.

CONTEXTO. Con ese espíritu llegó el periodista Pablo Calvo a la zona. Empezó a entrevistar vecinos de las barriadas más pobres y, entre los numerosos testimonios, se encontró con el de Rosa Graciela Franco, una humilde mujer del pueblo, madre de 14 hijos. Hablando sobre las pensiones para familias numerosas, Rosa Franco, incauta, se animó a bromear ante el reportero. Dijo que con su cantidad de chicos merecía un pago doble y comentó que le aconsejaba a su hija, mamá de cuatro criaturas, que “haga un esfuercito más así llega a los siete”.
Los dichos de la mujer salieron impresos en un medio nacional y fueron usados para forzar un razonamiento que se fortalecería desde los medios hegemónicos meses más tarde, en noviembre de 2009, cuando se implementó la Asignación Universal por Hijo (AUH): que las mujeres pobres se embarazan, gestan, paren y crían movidas por el interés de percibir mayores beneficios por parte del Estado.
La nota enojó a las diputadas nacionales kirchneristas Juliana Di Tullio y Diana Conti. Ambas enviaron una carta a Clarín que se publicó el 15 de abril en la sección Cartas al país del matutino. Días más tarde, las legisladoras presentaron la demanda, a la que luego se sumó su par María Teresa García. Destacaron que el artículo demostraba “un total menosprecio de la condición femenina, lo que se acentúa cuando refieren que las mujeres tan sólo tienen hijos con fines económicos, negando que posean conciencia en sus decisiones y deseos”.

Los bárbaros del interior

La noticia sobre el fallo en defensa de las mujeres paceñas tuvo amplia repercusión en redes sociales ayer y también fue bien recibida en la comunidad paceña. José Esquivel, abogado de La Paz, valoró la decisión de la jueza Sotomayor y comentó a EL DIARIO: “Clarín condena la ayuda social que se les ofrece a los castigados por las políticas de gobiernos liberales y estereotipó a nuestras comprovincianas tildándolas de ignorantes, degradándolas, humillándolas y mostrándolas al mundo como integrantes de ‘los bárbaros’ del interior”.
Marcelo Faure, profesor de ciencias sociales de la ciudad, se refirió a “la violencia mediática del grupo Clarín, que en este caso fue ejercida contra las mujeres, pero es moneda corriente contra funcionarios del gobierno y contra ciudadanos que apoyan las políticas oficiales, ya que la empresa se siente perjudicada por la aplicación de la ley de medios y por la legislación que regula la producción y distribución del papel para diarios y se desdibuja su rol periodístico”.
Para Antonio Jaime, militante social y barrial de La Paz, celebró que “la Justicia condene el ejercicio casi impune de un periodista y un editor que utilizaron el lenguaje para degradar a una madre entrerriana”.

 Violenta, degradante, discriminatoria

El fallo, de 32 fojas, se emitió el 8 de Marzo, Día Internacional de la Mujer. Lleva la firma de la titular del Juzgado de Primera Instancia en lo Civil Número 20 Ana Inés Sotomayor. La condena ordena “publicar una rectificación del título agraviante, en un día de igual tirada en que se lanzó la nota cuestionada, utilizando la misma sección y en el mismo espacio”. La medida abarca también a la página web.
Sotomayor calificó al título de “tendencioso” y advirtió que “el editor pretende inclinar la percepción hacia el sentido más peyorativo, predisponiendo al lector a una visión descalificante y discriminatoria, orillando la marginalidad y el menosprecio hacia estas madres, intentando generar animadversión contra ellas por una supuesta intención monetaria”.
Para la jueza, esa predisposición “es la que provoca la discriminación y violencia contra las mujeres y madres de familias numerosas, puesto que estereotipa una situación y la encasilla, diferenciándola del resto y sometiéndola a una mirada distinta, por cierto violenta, degradante y discriminatoria”. También sostuvo que “la lesión infligida se extiende más allá de las madres multíparas, toda vez que las ‘codiciadas’ asignaciones no están fijadas a favor de éstas sino de sus hijos, quienes van a formar parte de la sociedad que todos integramos”.
Sobre el final, el fallo se explaya sobre la libertad de opinión: “Publicando noticias erróneas, exageradas o deformadas se menoscaba la dignidad de la persona mediante un irrazonable tratamiento de inferioridad, como en el titular de la nota periodística, razón por la cual su reproche en nada afecta el derecho de libre expresión aquí enunciado”.
Luciana Dalmagro – www.eldiario.com.ar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Next Post

Hoy se celebra el día Mundial del Agua

Spread the loveUn fallo ordenó al diario porteño rectificar una publicación de 2009 por considerarla agraviante y discriminatoria. El artículo mostraba a mujeres entrerrianas madres de muchos hijos. Por haber publicado con el título “La fábrica de hijos: conciben en serie y obtienen una mejor pensión del Estado” una nota […]

Subscribe US Now