Cuento verde, que parece negro y le dicen azul

Brujula
Spread the love

 Por Horacio Blanc

El Producto Bruto Interno nacional (PBI), esto es, la medida que expresa el valor monetario de la producción de bienes y servicios finales durante un año, creció un 4,8% durante el primer trimestre 2012, mientras caía en Brasil un 1%, en la Unión Europea 0,3% y en Japón 0,2%. Ante la difícil situación de Portugal, España e Italia imponiendo severas restricciones a su economía, con Grecia a punto de abandonar el euro, EEUU creciendo a menos del 2% y China desacelerando su proceso de expansión, el “horno no está para bollos” según léxico de confitero. En ámbitos oficiales se prevé escasez de dólares en plaza, de continuar la retención de liquidaciones y el retiro de capitales por las multinacionales. Según las cuentas que hace el Ministerio de Economía, sería indispensable que la balanza comercial arroje un superávit de 10.000 millones de dólares, para hacer frente a los vencimientos de la deuda del corriente año, sin afectar las reservas que el BCRA atesora ante cualquier contingencia (46.000 millones de dólares). Hay que preveer además, hasta tanto se haga realidad el ansiado autoabastecimiento, el déficit de la balanza energética que obliga a contar con otros 10.000 millones de dólares para la importación de petróleo y gas. Esas serían las causas por las cuales, el BCRA y la Secretaría de Comercio, a través de la AFIP, hayan prohibido la venta de dólares al minorista, limitando la importación de bienes y restringiendo la remisión de utilidades de empresas extranjeras a sus casas matrices. El pensamiento del gobierno sería este: “antes que le falten dólares al Estado para sostener el rumbo de la economía, es preferible que le falten al mercado”. Algo de cierto hay, si tenemos en cuenta la arraigada costumbre de pagar cuentas en pesos y ahorrar en dólares. Lo dicen los propios informes del Departamento del Tesoro de EEUU. Nuestro país, con 1.300 dólares por cabeza, ocupa el segundo lugar en tenencias de esa divisa. Sin embargo, justo es reconocer, que si el ahorrista debiera hoy optar por un plazo fijo en pesos, los dividendos serían menores a los índices inflacionarios, con la consiguiente desvalorización de sus ahorros. Que le huele a sospecha esta actitud discrecional del gobierno, que de buenas a primeras impide adquirir un solo dólar al precio oficial. Curtidos en espanto, corren entonces a comprarlo al mercado paralelo, guardándolo en el ropero “por si las moscas”. Creo que las causas de este presunto “trastorno obsesivo compulsivo” por el billete verde que atribuye el oficialismo a los ahorristas, habrá que buscarlas en recurrentes procesos inflacionarios que se llevaron puestos a dos gobiernos democráticos, como al fárrago post convertibilidad con sus secuelas de “corralones”, “corralitos” y “pesificaciones”, que convalidaron un escandaloso fraude bancario-financiero en perjuicio de pequeños ahorristas, a quienes se incautó sus depósitos en dólares devolviéndoles con cuenta gotas una moneda devaluada. Sin olvidar la mismísima historia de nuestra criolla moneda, que desde su creación como Peso Moneda Nacional en 1881, mutara sucesivamente a Peso Ley (1970), Peso Argentino (1983), Peso Austral (1985), hasta el actual Peso a secas (1991), luego de dejar 13 ceros a la vera del camino. Probablemente, quienes tratan de llegar a fin de mes rompiéndose el orificio inferior a la última vértebra, hayan tenido jamás un dólar en el bolsillo; porque los salarios se cobran en pesos, y luz, alquiler, gas, pan, leche, carne, porrón o fernet con coca se pagan en pesos. Sin embargo, no podrán evitar verse envueltos en las correrías de este bautizado dólar “blue” (azul), que es tan “black” (negro) como la conciencia de sus “arbolitos” y operadores en “cuevas” financieras. Ignorando como se maneja la macroeconomía, serán diariamente atosigados con la arenga televisiva sobre el alza del “blue”, apelativo que resaltan ocasionales “gurúes” financieros de la city, que no pegan una como los pronosticadores de lluvia en Curtiembre. No existe un informativo o programa televisivo del tipo que fuere, por lo menos hasta que vuelva el antropófago Tinelli, que no machaque con cotizaciones y pronósticos, obrando como revulsivo de esta lógica entre oferta y demanda que dispara hasta los $6 el dólar paralelo, ilegal, blue, o como cuernos se llame. Cotización que no condice con el PBI, las reservas del BCRA, la recaudación tributaria y el saldo favorable de la balanza comercial, sino que responde al interés especulativo de quienes lucran con el desquicio. Al que por cierto contribuye el gobierno con estas medidas improvisadas o mal comunicadas que provocan más incertidumbres que certezas, e incentivan a comprar dólares ante la menor sospecha (aún infundada) que las aguas bajen turbias. Las trabas impuestas por la AFIP a pequeños ahorristas, es un intento de apagar el fuego escupiendo sobre las brasas. Lo que hacen es promover la búsqueda del billete “verde” en circuitos informales, pariendo un “negro” que se viste de “azul”, aunque lo sepamos “paralelo” y el Gobierno “ilegítimo”. Nadie sabe cual es el criterio utilizado por la AFIP para variar día a día las “validaciones” (autorizaciones) de compra, a quién debe pagar el saldo de un contrato celebrado en dólares, viajar al extranjero, agarró el 14 a la cabeza, o porque “selerrecanta” como dijo el Senador del Fpv Aníbal Fernández. Una maestra, empleado, jubilado, comerciante, chacarero, no osaría asomarse a la ventanilla de un banco o casa de cambios, corriendo el riesgo que lo saquen a bolsazos. A las escasas personas físicas o jurídicas que se permite adquirir dólares, que a juicio de la entidad recaudadora solo compran por sí y para sí (no para tí), se les “validará” cierto monto de acuerdo a… ¡no se sabe qué parámetro!, después de haber llorado a moco tendido ante el funcionario de turno, presentado DNI, impuestos, recibo de sueldo, cuil-cuit, monotributo, inscripción, etc. y recontra etc., (hasta hoy no exigen certifica de vacunación sarampión-varicela). Aún así, deberá entrar todos los días al confesionario del “Gran Hermano”, sito en www.afip.gob.ar, para saber si “está o no nominado”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Next Post

Cuidados para mascotas

Spread the love Por Horacio Blanc El Producto Bruto Interno nacional (PBI), esto es, la medida que expresa el valor monetario de la producción de bienes y servicios finales durante un año, creció un 4,8% durante el primer trimestre 2012, mientras caía en Brasil un 1%, en la Unión Europea 0,3% […]

Subscribe US Now