Día de la Enfermedad de Parkinson

Brujula
Spread the love

Se conmemora hoy, 11 de abril, el Día Mundial de la Enfermedad de Parkinson, establecido oficialmente en el año 1998 por iniciativa de la Organización Mundial de la Salud y organizaciones que agrupan a especialistas en el tema. La enfermedad de Parkinson se caracteriza por el temblor, la rigidez y la pérdida de la movilidad, afecta a dos de cada 1000 personas. Entre los mayores de 80 años la proporción alcanza a 1 de cada 50. A través de la danza, la plástica y el trabajo terapéutico, los pacientes aprenden a reforzar sus capacidades.parkinson
El mal de Parkinson es un trastorno cerebral que afecta la producción de dopamina, una sustancia que se genera en determinadas células y estructuras del sistema nervioso central y que se relaciona con la transmisión de impulsos.
Hasta el momento no se conocen sus causas, y si bien se emplean tratamientos que permiten disminuir el temblor y los trastornos en el movimiento, aún no existen medicamentos que permitan curarla ni evitar su avance progresivo.
Se ha observado que pacientes con Parkinson que están imposibilitados de moverse, bajo el influjo de ciertas circunstancias comienzan a caminar. La literatura médica da cuenta de que en una reunión social por ejemplo, ante la música o frente a la posibilidad de expresarse de otra manera, el paciente puede vencer algunas limitaciones propias de la enfermedad, aunque luego vuelve experimentar los síntomas.
Los especialistas señalan que, en los pacientes con Parkinson, a la pérdida de control muscular suele sumarse un cuadro severo de depresión, ya que la dopamina se relaciona en ciertas áreas cerebrales con el placer y el humor.
Si bien la merma de esta sustancia incide en los cuadros depresivos, estos se acentúan por la vivencia que experimentan los pacientes, ya que la inmovilidad progresiva va configurando un modelo de vida que se caracteriza por el aislamiento y la pérdida de autoestima”.
Además, la disminución de las capacidades motoras redunda, en la mayor parte de los casos, en la pérdida del trabajo y en la imposibilidad de desarrollar actividades que, hasta el momento, resultaban cotidianas: “el que era albañil ya no puede serlo, la que era costurera tampoco y esto, a su vez, provoca un trastorno de identidad, se plantean interrogantes tales como quién soy, qué hacía y qué puedo hacer ahora.
El primero en describir las manifestaciones de este trastorno cerebral fue el médico inglés James Parkinson, a principio del siglo XIX. A partir de entonces, se inició la búsqueda de un tratamiento que disminuyera los temblores y la pérdida de la motilidad.
Recién a mediados del siglo pasado se descubrió la relación entre los síntomas del mal y la merma de dopamina, una sustancia que se produce a nivel del sistema nervioso central. A fines de la década del ´60, el hallazgo de un sustituto, la Levodopa, permitió constituir un tratamiento que, si bien no logra curar la enfermedad, disminuye sus manifestaciones.
Recientemente, a partir de un proyecto de la Universidad estadounidense de Emory, se implementó un nuevo procedimiento quirúrgico llamado subtalamotomía.
Hasta ahora, la cirugía más utilizada para mejorar la calidad de vida de estos pacientes consistía en aplicar una técnica de estimulación del núcleo subtalámico, mediante el implante de microchips.
La nueva cirugía consiste en anestesiar ese núcleo progresivamente hasta destruirlo, con lo cual se obtienen los mismos resultados pero con menores efectos adversos a largo plazo y a menor costo.
La edad promedio de aparición del mal de Parkinson se ubica a los 60 años, no obstante, 1 de cada siete pacientes desarrollan los síntomas de la enfermedad antes de los 40.
En cuanto al sexo, se cree que afecta a hombres y mujeres por igual, aunque algunos estudios sugieren que los varones son más propensos.
Por lo general, el diagnóstico se realiza a partir del examen clínico, aunque algunos estudios, como la resonancia magnética, pueden contribuir a corroborarlo. Los principales síntomas de la enfermedad son rigidez muscular; pérdida del equilibrio; trastornos en la marcha; dificultad para realizar cualquier movimiento; temblor y dolores musculares; reducción de la capacidad gestual; voz monocorde y de bajo volumen; dificultad para comer, escribir o realizar actividades que impliquen destreza motriz fina; accidentes cerebrovasculares.

Fuente: AIM

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Next Post

Avanza la creación de un polo textil en Villa Urquiza

Spread the loveSe conmemora hoy, 11 de abril, el Día Mundial de la Enfermedad de Parkinson, establecido oficialmente en el año 1998 por iniciativa de la Organización Mundial de la Salud y organizaciones que agrupan a especialistas en el tema. La enfermedad de Parkinson se caracteriza por el temblor, la […]

Subscribe US Now