Día mundial contra el cáncer: «Nosotros podemos, yo puedo»

Brujula
Spread the love
El Día Mundial contra el Cáncer es una oportunidad para aumentar la conciencia y llamar la atención sobre el hecho de que todos, a nivel individual y colectivo, podemos ayudar a prevenir y controlar el cáncer.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), al menos un tercio de todos los casos de cáncer puede prevenirse con alimentación saludable, actividad física, evitando el tabaquismo y con una adecuada exposición al sol. Por el contrario, muchos tipos de cáncer no son prevenibles, pero eso no significa que no haya nada por hacer al respecto. Las enfermedades oncohematológicas como las leucemias, linfomas y mielomas son menos frecuentes que el cáncer de mama, el de pulmón o el de colon. Sin embargo, en nuestro país -extrapolando datos internacionales- habría cerca de 1 nuevo diagnóstico cada 30 minutos, lo que representa alrededor de 15 mil nuevos casos al año.
Lamentablemente, en nuestra comunidad padece la perdida de vecinos cada año a causa de esta enfermedad que pareciera, haberse instalado.
Muy pocos han sido lo que han ganado la lucha, con el amor de la familia y la atención médica adecuada y fuera de Cerrito. Es un padecimiento que no solo desgasta al enfermo, sino al entorno, que demanda sacrificio y sobre todo, mucho dinero que no siempre se dispone.
Este sábado 4 de febrero, en el marco del Día Mundial del Cáncer, la Asociación Leucemia Mieloide Argentina (ALMA), reconoció que, tras el diagnóstico de alguna de estas enfermedades oncohematológicas, es central dar con un médico especialista, contar con la información necesaria para ser protagonista de la propia vida, acceder a los tratamientos que indique el profesional, recibir el apoyo adecuado de nuestros seres queridos y de la sociedad, y conservar siempre una actitud positiva ante esta difícil situación que uno enfrenta.
Fernando Piotrowski, director ejecutivo de ALMA, expresó que “el Día Mundial del Cáncer es en esencia una oportunidad para concientizar sobre la importancia de prestar atención a los factores de riesgo de cáncer y hacer todo lo que esté a nuestro alcance para prevenir el desarrollo de enfermedades oncológicas. Esto es necesario y está muy bien. Sin embargo, lo cierto es que muchos tipos de cáncer no responden a hábitos de vida, sino a alteraciones genéticas para las que todavía no hallamos una explicación, y el paciente lo primero que hace es preguntarse por qué a él o qué hizo para que le sucediera esto.
Para Piotrowski, más allá de cuán frecuente sea cada tipo de cáncer, y aunque no dispongamos de datos propios sobre lo que sucede fehacientemente en nuestro país, lo cierto es que todos los tipos de cáncer comparten una característica inconfundible: “llegan, atraviesan toda la realidad de una persona y la obligan a reacomodar su vida, su rutina, sus afectos y sus emociones”.

Cinco claves que allanan mucho el camino que recorre el paciente con una enfermedad oncohematológica:
Dar con un médico especialista. Esto es muy importante, primero porque muy probablemente sea el que finalmente logre brindar un diagnóstico certero. Luego, será el más preparado para sugerir las mejores decisiones terapéuticas y el que está a la vanguardia de las últimas novedades en la disciplina. Contar con un especialista cerca de donde uno reside es indispensable porque facilita enormemente el seguimiento continuo del paciente. Lamentablemente, en muchos rincones de nuestro país los pacientes tienen que recorrer grandes distancias para acceder a un profesional y esto atenta contra el óptimo manejo integral del cuadro.

Acceso a la información. Sólo un paciente instruido, conocedor de todo lo que puede ir sucediéndole, de los obstáculos a los que se enfrentará y de las herramientas que necesitará para sobrellevar cada desafío, es un paciente que podrá tener realmente las riendas de su tratamiento. Pacientes empoderados responden mejor a los tratamientos y tienen mejor calidad de vida.

Tratamiento. Poder recibir el mejor tratamiento es un derecho de todos los pacientes. El médico tratante, en conjunto con el paciente, tomará las decisiones terapéuticas que considere más adecuadas, y el paciente tiene que poder recibir aquello que le fue indicado. En este punto, aunque nuestro país hace grandes esfuerzos en materia de universalizar la salud, lo cierto es que aún existe una deuda significativa y muchos pacientes sufren demoras y faltantes que impactan en el éxito terapéutico.

Sostén. El apoyo que la persona con cáncer recibe de su familia muchas veces se vuelve la ayuda más grande, por encima del soporte médico o del acompañamiento psicológico. El cariño, el consejo y la mera presencia de los seres queridos hacen mucho bien. El apoyo de la sociedad, en términos, por ejemplo, de la comprensión que puedan mostrar los lugares de trabajo de cada uno o la diligencia de la obra social o del servicio de salud, también contribuye a que el paciente sobrelleve mejor su situación.

Actitud positiva. Nada le hará tanto bien a la persona como el profundo convencimiento de que podrá superar este mal trago. Nadie elige atravesar por una situación así, pero muchos, una vez que la dejan atrás, reconocen que se han fortalecido y que miran la vida con otros ojos.

Fuentes: OMP/ ALMA/ Periódico Brújula

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Next Post

Villa Urquiza: personas fueron atacadas por palometas

Spread the loveEl Día Mundial contra el Cáncer es una oportunidad para aumentar la conciencia y llamar la atención sobre el hecho de que todos, a nivel individual y colectivo, podemos ayudar a prevenir y controlar el cáncer. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), al menos un tercio […]

Subscribe US Now