Dos cerritenses en Eslovenia

Brujula
Spread the love


Julieta Puntin y Mariela Sebernich fueron seleccionadas por Asef (American Slovenian Education Foundation) para ser parte del programa de becas para profesionales descendientes de eslovenos en el mundo.

Durante diez semanas, las dos profesoras oriundas de Cerrito compartirán experiencias y asistirán a clases especiales en Liubliana, la capital de Eslovenia.

Julieta Puntin y Mariela Sebernich integran y promueven sus raíces eslovenas desde hace años, lo que las ha motivado a capacitarse permanentemente en la cultura e idioma de sus ancestros.

El pasado 6 de noviembre, luego de un tiempo de espera y siguiendo los protocolos propios de estas épocas pandémicas, arribaron a Liubliana en un vuelo de AirFrance. “éramos unas 30 personas aproximadamente dentro del avión y con barbijo puesto durante todo el viaje, con escala en Paris”, cuenta a la distancia Mariela.

“Antes de salir y al llegar al país tuvimos que realizarnos el test de Covid 19. Los dos resultados nos dieron negativo, pero pasamos los primeros diez días en un departamento en el centro del casco histórico de la capital, por prevención”, agrega.

Este lunes 16 las cerritenses se mudarán a un complejo de departamentos estudiantiles, ya alejadas del centro para comenzar de lleno con las actividades. 

Esta semana, ambas tuvieron sus primeras actividades relacionadas con la beca. Julieta empezó a presenciar como profesora invitada, en las primeras clases dictadas en inglés del Instituto “Erudio”, mientras que Mariela asistió a conferencias con su mentor, el Arq Jernej Markelj.

“Además, cursamos de manera virtual la beca del idioma esloveno dictada desde la Facultad de Filosofía que pertenece a la Universidad de Liubliana durante 4 meses (octubre – enero)”, cuenta Julieta.

“La situación actual en Eslovenia, (al igual que otros países de Europa), es bajo una nueva etapa de cuarentena: solo se pueden reunir grupos familiares reducidos y permanecen abiertos supermercados, farmacias y bancos. Las salidas al aire libre como caminar, están permitidas. Se estima que, en el mes de diciembre, la curva de infectados será menor y las restricciones serán más flexibles”, relata Sebernich.

Al consultarles sobre su primera impresión con su país de origen genealógico, Puntín resaltó que “la contaminación en la ciudad es mínima (reciclan la basura), la adaptación de la ciudad para los no videntes es importante y toda la localidad está preparada para ser recorrida en bicicleta. Se denota una educación, cultura y conciencia sobre las normas y la obediencia hacia las mismas que no se ve en otros lugares”, describe Julieta.

Aunque aún les resta mucho por recorrer y conocer, los primeros días de las becarias ya resulta más que positivo. Sin dudas, será una valiosa experiencia que compartirán al regresar, con sus pares de la colectividad eslovena en Cerrito.

Periódico BRUJULA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Next Post

Sasia record argentino sub-20 de disco

Spread the love Julieta Puntin y Mariela Sebernich fueron seleccionadas por Asef (American Slovenian Education Foundation) para ser parte del programa de becas para profesionales descendientes de eslovenos en el mundo. Durante diez semanas, las dos profesoras oriundas de Cerrito compartirán experiencias y asistirán a clases especiales en Liubliana, la […]

Subscribe US Now