Editorial

A mi amor, con todo mi amor

 “… y camino por las calles sin sentido… y cada lugar ya no es lo mismo… “
No es la letra de una canción, ni la frase de un poeta. Es lo que a diario siente mi corazón con el pesar de una ausencia.
Como caminar de nuevo por las calles cuando el camino ha quedado trunco en proyectos e ilusiones…?
Como continuar viviendo cuando se siente que la vida se corta en un último suspiro ante una pérdida de un ser querido…?
Como comenzar de nuevo cuando se ha iniciado tantas veces en la vida… ?


Dicen que la vida es una sola, que demasiado corta para todo lo que ofrece, que vale la pena vivirla, sobre todo cuando se ha brindado amor…
Dicen que el tiempo cura todo y vuelve más fuerte a las personas ante el dolor… se dicen tantas cosas… pero se necesitan tantas otras…
Hay momentos en que no se si culpar al destino, a Dios o a la falta de atención que ponemos en uno mismo.
Hay horas en las que no sé si es un castigo divino, una nueva piedra en el camino o la maldición de aquella gitana que en agosto de 2006, me gritó con toda su bronca “te maldigo para que nunca seas feliz”, cuando intente reclamarle la estafa que hizo.
No sé qué es lo que se piensa, lo que se hace cuando un corazón se desgarra, se desarma y se adormece con el dolor de la pérdida de un amor…
No sé cuánto tiempo lleva, cuanto llanto, cuanta angustia y preocupación en quienes me quieren y siguen a mi lado para no dejarme caer.
¿Cómo se hace para no sentirse muerto cuando tengo la posibilidad de seguir viviendo?…
Infinitas preguntas, dudas, incertidumbres que se clavaron en mí al cambiar de repente y sin esperar mi proyecto de vida…
Según Pilar Sordo el dolor es una “encomienda” que nos llega a nuestras vidas, la mayoría de las veces sin que la hayamos solicitado, y directamente a domicilio. Es una “caja” de feo aspecto que cuando la recibimos nos preguntamos: “¿por qué a mí? yo no la quiero recibir”; vemos entonces la forma de devolverla y de rechazar el envío. . Pero no se puede.
Con mi alma herida y mis alas rotas dedico con todo mi corazón esta edición 130 a mi querido Ricardo por haberme apuntalado, alentado y admirado en mi labor quincenal. Por sentirse orgulloso y aguantarme en cada tropezón que amenazaba la continuidad de Brújula.
Por ser ese ser incondicional en mi vida y enseñarme que cuando algo se sueña puede hacerse realidad. Pero por sobre todas las cosas, por plantar en mí el Amor y cultivar la esperanza de ser cada día mejor.
Porque como dice mi gran amigo Horacio Blanc, “nadie nos prepara para morir, sino para vivir”, hoy dejo que mi amor viva en cada ejemplar hasta que el tiempo lo diga.
En estas horas que han sido eternas, agradezco a cada persona que con sus palabras, sus silencios y cariño me acompaña en este momento tan difícil.
“Cada día es un nuevo volver a empezar”, y así lo haremos.

Una respuesta a “Editorial”

  1. LILIANA MENGHI

    QUE HERMOSAS PALABRAS ¡¡ TOTALMENTE DICTADAS DEL CORAZON ¡ ES UNA GRAN PENA PERDER UN SER AMADO , DONDE ESA PERSONA TE BRINDABA TODO SU AMOR , TODO SU APOYO , TODA SU ALEGRIA , TODA UNA ESPERANZA . PERO A VECES DIOS NOS DA PRUEBAS EN LA VIDA , PARA QUE SEPAMOS DIFERENCIAR , VALORAR Y ADMIRAR LAS OTRAS COSAS QUE NOS VIENEN LUEGO , SE QUE CADA SEGUNDO TODO PARECERA UN SUEÑO , PERO TENGO LA CONVICCION DE QUE EL TE DARA TODA LA FUERZA , PARA QUE CONTINUES , EL ES TU ANGEL , EL QUE TE GUIARA PARA QUE NADA MALO TE SUCEDA Y PARA DARTE MAS ANIMO A CONTINUAR CON LOS PROYECTOS Y LAS COSAS HERMOSAS QUE TE GUSTAN HACER ,, TE MANDO UN ABRAZO ENORME Y UN BESO GIGANTE , TODO MI AMOR Y MI APOYO , CUENTA SIEMPRE CONMIGO ¡¡ DIOS TE BENDIGA ¡¡

    Responder

Deja un comentario

Podés comentar con tu cuenta de Facebook.
  • (will not be published)

*