«El abuso sexual en menores es más común de lo que las personas creen»

Brujula
Spread the love

Por lo menos 1 de 5 mujeres y 1 de 10 hombres dicen haber sufrido abusos sexuales durante la niñez. El educarse a sí mismo y a sus niños/as sobre el abuso sexual, puede ayudar a prevenir que esto les pase a sus niños y saber qué hacer si le pasa.abuso Si los padres son cómplices del abuso que sufren sus hijos, perpetuando su existencia, las instituciones públicas y privadas de la sociedad tienen la obligación de detectar, denunciar y derivar. De esta manera se protege al niño/a, que por pertenecer a esa franja etaria, se encuentra naturalmente indefenso.
BRUJULA dialogó con la Licenciada en Psicología Alejandra Balyk para brindar información adecuada para que los padres puedan saber claramente que es el abuso, como prevenirlo y cómo actuar ante un caso dentro del seno familiar.

¿A qué llamamos abuso sexual?
El abuso sexual se da cuando un adulto o un menor de mayor edad obligan a un niño a mantener contacto sexual. Para lograr su objetivo, el abusador puede emplear la fuerza física, un soborno, amenazas o aprovecharse de la ingenuidad e indefensión de la criatura. Se considera abuso sexual infantil por parte de un mayor u otro menor a los siguientes actos:
* Tocar los genitales de un niño
* Hacer que un menor acaricie los genitales
* El contacto con los genitales de un niño mediante la boca
* Acariciar al niño con los genitales
* Penetrar vaginal o analmente a un menor
* Mostrarle el pene o la vagina a un niño
* Poner en contacto al niño con pornografía
* Hacer participar a un menor de producciones pornográficas.
Los abusos sexuales pueden ser de dos tipos: Intrafamiliares: en los cuales el abuso es cometido por personas cercanas a la familia o de la misma familia tales como padrastros, padres biológicos o hermanos mayores o parientes muy cercanos. Los padres o padrastros que abusan compensan sus problemas de pareja a través de la relación sexual con los niños. Como pertenecen a la familia y están en estrecho contacto con los niños, el abuso es sostenido en el tiempo y se da de manera progresiva. Estos abusadores tienden a ir gradualmente progresando en el abuso y aprovechándose de la confianza del niño para ir pasando de una relación de amistad a una situación en que hacen al niño ir sintiéndose cómplice en una «maldad» compartida, en la cual se lo fuerza a seguir a través de la amenaza. Algunos de estos abusadores repetidos tienen su cara oculta y surgen cuando se desinhiben al tomar alcohol, o están a solas con el niño.

Los abusos Extrafamiliares: son cometidos por personas ajenas a la familia. Los abusos sexuales pueden provenir de personas de fuera de la familia pero con una cercanía grande de modo de no despertar sospechas por el interés en algún niño o niña. Los abusadores de este tipo pueden ser personas cercanas o personas conocidas en las que la familia tiene confianza como para encargarles que cuiden por un tiempo al o los niños. Algunos abusadores pueden ser más lejanos y abusar a escondidas de un pequeño. Sin embargo la mayoría de los adultos que abusan sexualmente de los niños es una figura de confianza para la familia y los niños. Ello facilita enormemente la tarea del abusador ya que está a solas con él y posibilita que la situación de abuso se repita en el tiempo.

¿Cómo me doy cuenta si un niño/a es víctima de abuso sexual?
Suelen aparecer ciertas características. Una pobre autoimagen, es decir baja autoestima. Conductas de reactuación del acto sexual (incoherente con la edad). Incapacidad para “depender de” o de “confiar en”. Entre los síntomas psicológicos y físicos están, el temor hacia ciertas personas o lugares. Respuestas ilógicas frente a heridas genitales detectadas. Ostentación de actividades sexuales sugestivas o promiscuas. Temores irracionales ante exámenes físicos. Dibujos tétricos. Pesadillas frecuentes. Cambio súbito de conductas o alteración de estas, por ejemplo orinarse en la cama. Cometer actos delictivos o violentos. Depresión, que en los niños no se manifiesta tanto por la tristeza sino por reacciones agresivas. Trastornos de conducta alimentaria, por ejemplo no quieren y dejan de comer. En cuanto a síntomas físicos: secreciones no habituales en el ano o la vagina, manifiestan dolor en el ano o en los genitales, enrojecimiento o sangrado en la vagina o en el pene, surgimiento de enfermedades de transmisión sexual (chlamydia, gonorrea, VIH, etc.), infecciones urinarias frecuentes (en las niñas), embarazo y abortos espontáneos o inducidos.

¿Qué debo hacer si me cuenta que sufrió abuso sexual?
En primer lugar. Creer en el niño. Los padres u otros referentes que toman conocimiento de que el niño está siendo abusado, porque éste se lo informó, lo primero que suelen preguntarse es si “está diciendo la verdad o está mintiendo”. Es muy poco probable que el niño “invente” una situación sexual ya que por la edad, no tiene en su mente ese tipo de información.
Una emergencia silenciosa. El abuso sexual infantil suele encubrirse con el silencio y la vergüenza. El silencio de parte del niño por miedo a la represalia en caso de hablar o dejar al descubierto el acto que causa su sufrimiento. Los abusadores frecuentemente intimidan o convencen al niño para que no diga nada. El niño puede creer que el abuso sexual es su culpa y que le castigarán si alguien descubre lo que está pasando. Sin embargo, también suele ocurrir que los padres silenciar el abuso sexual que están recibiendo sus hijos, por diferentes motivos. Este caso suele ser el más peligroso, ya que los adultos cercanos de los cuales el niño espera protección no lo hacen, dejándolo al desamparo y sufriendo situaciones de extremo daño para su desarrollo psico social.
Denuncie a la Policía, al Juez de Paz local, o al Área de Niñez Adolescencia y Familia (dependiente del Co.P.N.A.F) más cercano. En nuestra localidad la Municipalidad de Cerrito, cuenta con un A. N. A. F para realizar la denuncia si sospecha que alguien está abusando de su niño o abusando a un niño de otra persona.
La denuncia ante una sospecha de abuso sexual en un niño es obligatoria, ya sean instituciones privadas o públicas. El maltrato y el abuso son una vulneración de los derechos de la infancia. No constituyen un hecho privado, aunque ocurran en el hogar, puesto que todo lo concerniente al desarrollo integral de una niña, niño, adolescente es de interés público. La protección de la infancia es una responsabilidad de la comunidad en su conjunto, ya que los daños sufridos provienen de la vigencia de un modelo familiar y social que al convalidar la violencia como procedimiento aceptable para la resolución de conflictos, no hace más que transmitirlo transgeneracionalmente minimizando y naturalizando los vínculos abusivos.

¿Cómo puedo prevenir el abuso sexual? ¿Cómo hablar con los chicos sobre el tema?
Hablar sobre el abuso sexual, en la familia, escuela, clubes y todos aquellos sitios donde los niños de desenvuelvan. Existe y debe ser tratada seriamente para tener las herramientas para prevenir una situación de este tipo. Y si ya ocurrió, posibilitar que el niño/adolescente pueda hablar o contar lo que está viviendo y tener los instrumentos para denunciar.
Enseñar a su niño cuáles son las partes privadas del cuerpo (las partes cubiertas por un traje de baño), y los nombres de esas partes. Dígale que su cuerpo es de él. Enséñele a gritar «no» o «déjeme» a cualquier persona que le amenaza sexualmente.
Escuchar cuando su niño le trate de decir algo, especialmente cuando se le haga difícil decir algo. Esté seguro que su niño sepa que está bien decirle si alguien intenta tocarlo de una manera que le haga sentir incómodo, independientemente de quien sea el abusador. Dígale que puede tener confianza en usted y que no se enojará si le dice algo.
Dedíquese a su niño con tiempo y atención. Puede usar las reuniones familiares semanales para discutir sobre las experiencias buenas y malas.
Conozca bien a los adultos y los niños que pasan tiempo con su niño. Tome precauciones cuando deje a su niño pasar tiempo solo en lugares extraños con otros adultos o niños mayores. Para conocer puede visitar sin aviso los lugares donde su hijo esté al cuidado de algún adulto para conocer.
No permita que su niño entre a la casa de un desconocido sin un padre o un adulto de confianza. Las ventas de puerta en puerta para recaudar fondos son un riesgo, en particular para los niños que están solos.
Pregunte y Averigüe si la escuela donde su niño acude tiene un programa para prevenir el abuso para los maestros y niños. Si no existe uno, empiece un programa. La provincia de Entre Ríos tiene un PROTOCOLO INTERINSTITUCIONAL DE ACTUACION EN CASOS DE ABUSO SEXUAL INFANTIL: http://www.entrerios.gov.ar/CGE/2010/planeamiento/files/2012/11/Protocolo-Abuso-Sex-Inf-ER.pdf de aplicación obligatoria por parte de las instituciones educativas y otras.

Lic. Ma. Alejandra Balyk
M.P 1036

 

Foto: “Ciertas cosas quedan colgadas para siempre” – Contra el abuso infantil
Esta campaña de Casa do Menor titulada “Manos” (Hands) lucha contra el abuso sexual en los niños, bajo el eslogan “Ciertas cosas quedan colgadas para siempre.”
La campaña gráfica fue diseñada por la agencia de publicidad española McCann Erickson, para la Casa del Menor, y muestra a una niña atormentado por una gran cantidad de “manos”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Next Post

Este mediodía se efectuará un corte de luz en Cerrito

Spread the lovePor lo menos 1 de 5 mujeres y 1 de 10 hombres dicen haber sufrido abusos sexuales durante la niñez. El educarse a sí mismo y a sus niños/as sobre el abuso sexual, puede ayudar a prevenir que esto les pase a sus niños y saber qué hacer […]

Subscribe US Now