El déficit del Estado entrerriano aumentó y la deuda flotante creció un 514 por ciento

Brujula
Spread the love

La deuda flotante de la provincia al finalizar el primer semestre de 2012 era de  2.083 millones de pesos, cuando al 31 de diciembre de 2007 era de 339 millones, lo que significa un incremento en cinco años del 514  por ciento, informaron a AIM. Además, el Estado pasó de tener un superávit de 212 millones en 2004 a un déficit de 850 millones en 2012. Las finanzas públicas generan retraso en el pago de haberes, emisión de nuevos endeudamientos, deterioro en sueldos de activos y pasivos y asistencia permanente del Agente Financiero y del gobierno nacional.

En diciembre de 2007, al finalizar la gestión de Jorge Busti, el saldo de la cuenta corriente de la Tesorería General era de 37.360.000 de pesos, es decir que no existía deuda flotante, las acreencias superaban los 350 millones por deudas de la Administración Nacional de Seguridad Social (Anses), había excedentes de Salto Grande y el fondo unificado de cuentas oficiales era de 191 millones de pesos. Más allá del panorama alentador que se vislumbraba por la buena administración económica hoy el gobierno de Sergio Urribarri afronta serios problemas que le legará a las generaciones futuras, ya que hay una evolución sostenida del déficit en los últimos cinco años y existe un crecimiento sostenido de la deuda pública.
La situación fiscal de Entre Ríos muestra un considerable deterioro desde el 2007 a la fecha: en 2004 el superávit era de 212 millones de pesos; en 2008, de 20.4 millones; en 2009, de 43.5 y en el 2011 se pasó a un déficit de 457 millones que fue superado en el 2012 con un déficit de 850 millones de pesos.
Al cierre del ejercicio 2011 la provincia tuvo un déficit de 457 millones (que incluye un déficit en las rentas generales de 1.068 millones) cuando al cierre del año 2007 había un superávit de 161 millones de pesos. Esto implica un deterioro por este concepto, en cuatro años, del 283 por ciento. Esta cifra resulta más preocupante aun si consideramos que el ejercicio 2011 es el primero en arrojar un resultado deficitario desde que dejó la administración el gobierno radical.
Para el cierre del ejercicio 2012 el déficit proyectado de las rentas generales superó los 1500 millones de pesos. Por lo que el déficit superó largamente los 850 millones de pesos, lo cual marca una tendencia preocupante si se analiza la evolución desde el año 2003 a la fecha.
Deuda pública
Al 31 de diciembre de 2011 la deuda pública de la provincia es de 4.412,9 millones, cifra que representa un incremento del 45,7 por ciento frente al cierre del ejercicio 2007, con una deuda de 3.028,1 millones. Cabe aclarar que durante la gestión 2003-2007 la deuda pública se incrementó en un 21,55 por ciento. Esta deuda pública es de 4.988,4 millones de pesos, lo que representa un crecimiento del 64,7 por ciento respecto al 2007, es decir que durante los cuatro años de la gestión (2003-2007) la deuda pública se incrementó en un 21,55 por ciento.
En tanto la deuda flotante de la provincia al finalizar el primer semestre de 2012 era de 2.083 millones de pesos, cuando al 31 de diciembre de 2007 era de 339 millones, lo que significa un incremento en cinco años del 514 por ciento.
El 2013 será complicado
Pero el panorama no es alentador ante el contexto económico que vive el país, ya que en el 2013 se producirá una desaceleración de la economía, con la consecuente disminución en el crecimiento de la coparticipación nacional. Frente a esta realidad y la precariedad de las finanzas provinciales, Entre Ríos es una de las primeras provincias en acumular de deudas y atraso en el pago a obras sociales, proveedores y contratistas.
Además, se generan cronogramas de pago que se extienden hasta el 15 de cada mes; hay un endeudamiento de corto plazo para financiar el pago de haberes, tales como la emisión de Letras de Tesorería a 30, 60 y 90 días, las que a su vencimiento deberán ser renovadas con una nueva toma de fondos a plazos similares.
También la provincia tiene que estar asistida permanente por el Agente Financiero con préstamos de corto plazo, ampliación del uso del Fondo Unificado y anticipos del Gobierno Nacional.
Otra de las consecuencias de la mala administración es que hay un deterioro en los sueldos de los activos y pasivos provinciales, que perciben los aumentos, por debajo de los índices inflacionarios.

FUENTE: www.aimdigital.com.ar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Next Post

La Argentina es el país del Mercosur que menos carne exporta al mundo

Spread the loveLa deuda flotante de la provincia al finalizar el primer semestre de 2012 era de  2.083 millones de pesos, cuando al 31 de diciembre de 2007 era de 339 millones, lo que significa un incremento en cinco años del 514  por ciento, informaron a AIM. Además, el Estado […]

Subscribe US Now