Las clínicas facturan al Iosper internaciones de fin de semana

Cada mes, el Instituto Obra Social de la Provincia de Entre Ríos (Iosper) le paga a las clínicas un promedio de entre 2.600 y 2.700 internaciones, y la lógica elemental debería indicar que la mayor parte de esas internaciones corresponden a cirugías o alta complejidad, pero no.

iosper-logo1
El 46%, casi la mitad, son internaciones clínicas, y entre estas, la mayor parte ocurre en fin de semana. O sea, los sanatorios internan pacientes “en observación”, y a lo sumo le suministran suero, alguna medicación, y los mandan a la casa. En el ínterin, facturan el rubro “hotelería”, es decir el gasto por haber ocupado una cama durante uno, o dos días.
Esa práctica, internar gente porque sí, por las dudas, solamente por el fin de semana, se constituye en un gran negocio: los sanatorios no gastan nada, pero facturan mucho, y el que paga es el Iosper, la prestadora de salud de mayor envergadura de la provincia, con 300 mil afiliados.
Un informe que produjo Marcelo Pagani, director en representación de los docentes en el directorio del Iosper, indica que durante 2014 la obra social
pagó $ 160 millones a la Asociación de Clínicas y Sanatorios de Entre Ríos (Acler) por las internaciones, más $ 25,2 millones por ecografías, radiografías y estudios similares; y $ 26,7 millones por cápita de prótesis.
Así, las clínicas se llevaron el 18,57% del gasto anual en prestaciones de la obra social, que el año último fue de $310 millones.
Alertado por ese gasto irregular, el Iosper decidió activar las auditorías de internaciones.
En el negocio de la salud, existen tres tipos de internaciones: clínicas, quirúrgicas y de alta complejidad.
“Podría presumirse que la conducta generalizada es que la persona se interna cuando va a realizarse una cirugía, por lo que la mayor parte de las internaciones deberían ser las quirúrgicas, seguidas por las de alta complejidad, y la menor tasa de uso debería corresponder a las internaciones clínicas, las del clásico quédese en observación –señala Pagani en su informe, y agrega:– Sin embargo, alrededor del 46% son internaciones clínicas, que son aquellas que, en general, no implican gasto para el prestador, o un gasto mínimo. Sin embargo, la escala está invertida y, además, la mayor cantidad de internaciones se produce durante los fines de semana. La tarea del médico auditor es concurrir al sanatorio, supervisar la situación de los afiliados y determinar si corresponde que estén internados o no”.
Pagani observa que el incremento en el gasto –las prestaciones asistenciales pasaron de 78,3 millones en enero a 110 millones en octubre—se da en un marco de ajuste financiero.
La obra social provincial dispone hoy de un aporte promedio del 6,39% del salario de sus afiliados titulares, ya que recibe del afiliado activo 3% de su sueldo y otro 4% de la patronal. Pero por los jubilados recibe menos: mientras el afiliado aporta el 4%, el Estado solamente destina 2% en virtud de la ley de emergencia N° 8.918 sancionada en 1995..
De acceder el Poder Ejecutivo al planteo del Iosper, un incremento del 1% del aporte patronal se traduciría en 104 millones de pesos anuales más para la obra social, lo que permitiría sanearla.
Pero el Gobierno, a pesar de las gestiones de los sindicatos, se ha negado a modificar esa estructura de aportes.
Mientras, la obra social debe lidiar con los prestadores que suelen facturar a discreción, y a veces sobrefacturando prestaciones.

Entre Ríos Ahora

Deja un comentario

Podés comentar con tu cuenta de Facebook.
  • (will not be published)

*