En el Luna con entrerrianos

Brujula
Spread the love

Noche de glorias. La antesala de una velada especial que se verá por TyC Sports. Dionicius y Aquino se suben al ring más importante del país. La Gurisa va ante Julio y El Terrible ante Puñalef.

 Andrés Martino/ de la Redacción de Ovación
Está claro que no será una noche más, se dé el resultado que se dé. Es que hoy el mítico Luna Park de Buenos Aires contará con la presencia de dos entrerrianos en una misma noche. Se retira oficialmente Jorge Locomotora Castro y en la despedida estarán Débora Diunicius (Villaguay) y Daniel Aquino (Paraná).La Gurisa, campeona del mundo Súper Mosca de la FIB, expondrá su corona ante la colombiana Olga Julio; mientras que El Terrible hará su 10ª pelea en el campo profesional ante el rionegrino Gabriel Fernando Puñalef Calfín. Ambos púgiles, antes de subirse al cuadrilátero más importante del país, hablaron con Ovación.
De Villaguay
La Gurisa Dionicius (13-0, 4 por nocaut) se mostró feliz por esta chance. “Estoy muy contenta, y muy agradecida a Mario (Margossian). Apenas me dijo de esta posibilidad, me puse muy contenta. Todos los boxeadores anhelamos pelear en el Luna Park, y ahora me toca a mí. Sé que estuvo muy difícil encontrarme una rival, pero finalmente se pudo. Me pone muy feliz, lo mismo que a mi gente de Villaguay y todos los entrerrianos, que me dijeron que pusieron unos colectivos para ir a verme. Ya quiero que llegue el sábado (por hoy)”. Respecto del entrenamiento, la entrerriana contó: “Descansé unos días, nada más. Después ya el mismo cuerpo me pide volver al gimnasio. Estuve entrenando muy fuerte, como para cada pelea, y para que quede el cinto en casa, pero también para seguir creciendo como boxeadora en todos los aspectos. Y encima, con la motivación de pelear en el Luna, quiero no solo ganar a mi rival, lo que más quiero es defender mi corona, hacer una gran pelea y que el cinturón se vuelva a casa conmigo, donde pertenece”. Amparada en sus condiciones y la puesta a punto realizada, quien está considerada la máxima esperanza del boxeo femenino argentino fue más allá. “Ella tiene sus antecedentes al haberse medido con grandes campeonas y sabe lo que es ir de visitante. Pero yo llego bárbaro, fuerte y rápida, y sé que voy a sacar la pelea adelante. El título no me lo saca nadie, se vuelve conmigo a Villaguay”, culminó.
De ParanáEl Terrible Aquino se mostró tranquilo, pero ansioso, con ganas de treparse cuanto antes al ring. “Estamos a un paso. Estoy ansioso y ya quiero que sea sábado (por hoy) para la pelea”.
Está claro que la de esta noche, la presentación número 10 en el campo rentado, para el paranaense será la más importante de todas hasta el momento. “Por el lugar y por el rival que está rankeado dentro de los 8, es la pelea más importante y hay que ganarla sí o sí. Estoy muy tranquilo y no quiero ponerme a pensar en lo que será el marco porque tal vez me hago un barullo en la cabeza. 
Estoy tranquilo, pero estoy ansioso y con muchas ganas de subirme al ring y dar lo mejor de mí”.El paranaense se preparó mejor que nunca para esta cita. “Estoy muy bien y cada vez me preparo mejor. Estoy muy fuerte y confío en mí. Sé que va a salir todo bien.Puñalef Calfín será el rival de Aquino, el mismo que pidió más plata hace poco tiempo para verse las caras con el entrerriano y por consiguiente la pelea debió suspenderse en Malvinas Argentinas. Al respecto, Aquino opinó: “Es un rival más. Todos los rivales son a vencer y este es uno más”, cerró.
Los más grandesLa pelea máxima en cuanto a respuesta del púbico en el Luna Park se dio en setiembre de 1965. Se registraron 25.236 espectadores.Y fue triunfo de Ringo Bonavena sobre Gregorio Peralta. Y después las alegrías las brindó Nicolino Locche en cada presentación. Fue inolvidable su fiesta chaplinesca ante Kid Pambelé en diciembre de 1971. Se peinaba, le guiñaba el ojo al ring side, ensayaba pasos de baile, amagaba, esquivaba. Y lo dejó a Pambelé pegándoles a las cuerdas. El gran colombiano se tomó una fiera revancha un tiempo después.Carlos Monzón defendió tres veces su corona en Argentina. Sufrió con Bennie Briscoe y se quedó mirando el reloj en noviembre de 1972. Un año antes, en setiembre, había derrotado por nocaut al legendario Emile Griffith, también en el Luna Park.Y hubo otros grandes encuentros populares. Accavallo, Cirilo Gil, Saldaño, La Cruz, Galíndez, Castellini, Locomotora Castro, Vásquez y tantos otros protagonistas. Después el estadio se alejó del boxeo. Pero volvió a su viejo amor en 2002. Y el 13 de julio Omar Narváez consiguió el título Mosca de la Organización Mundial de Boxeo. Y todavía sigue como campeón Súper Mosca. Es tan rica la historia en Argentina que es imposible enumerar todas las peleas. Ulises Cloroformo López“En mi caso no sé si fue la más importante de mi carrera boxística. La tomé como una pelea más. Sé lo que es el Luna Park y lo que significa para muchos boxeadores. Para mí fue importante y siempre estuve muy concentrado en lo que fue la pelea. Fue lindo estar ahí por el ambiente que se reúne en ese estadio. Igualmente no fue la noche más importante en mi carrera. Fue buena, pero hubo otras mejores. Esa noche nos fue bien porque ganamos por puntos. Lo que te puedo contar de esa ocasión es que en el segundo round me agarró un dolor estomacal en medio de la pelea. Te soy sincero, el último round la pasé mal. Fue una pelea linda”. Roque Romero Gastaldo (DT).“Primero te diré que más es un gusto para la gente de provincia estar ahí en semejante monstruo. Es un estadio donde pelearon boxeadores de mucha categoría mundial. Uno se sintió halagado porque nos citaron a un estadio donde pasaron los mejores campeones. Fue una experiencia muy interesante. Estaba tranquilo, pero no voy a negar que me perdí emocionalmente. Cada uno tenía su camarín y una atención especial. Con Ulises ganamos en una pelea dura donde había otros entrerrianos como el presidente del club Minsiterio, Juan Carlos Mosqueda que me gritaba desde la tribuna. Fue una gran alegría. El Luna Park es el lugar de los mejores”.
Alejandro La Furia Ramírez.“Recuerdo mi paso por ahí, muchos nervios y mucha ansiedad de subirme al ring. Fue muy buena pelea la que hice. Yo podría haber estado mejor, pero estuve muy nervioso por el marco. 
Cuando entré al estadio y miré toda la gente que había me comieron los nervios. Encima entré sin calentar, entré así nomás. 
El estadio Luna Park tiene unos vestuarios hermosos, el living que hay para hacer la previa, también es precioso. La gente acompaña un montó y después le gustás o no porque saben. Me viene bien porque Buenos Aires me recibió muy bien. Para mí fue la pelea más importante y creo que habrá más de esas”. Juan Carlos El Toro Villagra.Dentro de mi carrera esa pelea fue lo más grande que tuve que afrontar. Es lo que sueña todo boxeador, estar ahí ante mucha cantidad de gente. Había famosos, de todo. Yo, cuando estaba ahí, no lo podía creer. Me enfrenté con Marcos Díaz y perdí con nocaut. Recuerdo que de fondo estuvieron Marcelo Domínguez y La Mole Moli. Después de mi pelea me saqué fotos con ellos y otros famosos como Sofovich y Tinelli. Había mucha gente. Esa fue una pelea muy importante, fundamentalmente por el lugar. El Luna Park es el sueño de todo boxeador. Es tocar el cielo. No caía. Anduve por todos lados, camarines, tribunas. Es de no creer”. El sueño del Palacio de los DeportesCarlos Saboldelli/ Colaboración
csaboldelli@hotmail.comDicen que la etimología de la palabra templo se refiere a una especie de lugar cerrado, cortado o reservado únicamente para las santidades o los dioses, en donde estos son venerados o aclamados por sus adláteres y adeptos. Son interesantes esos juegos y definiciones de las palabras usuales y que se usan con rimbombancia inapropiada, al menos hasta darse cuenta de que son las adecuadas.Como decir “contemplar”, que sería ese momento en que las acciones y los sentimientos de las personas tienden a observar detenidamente y con gran atención; y en este caso mirando aquel espacio o templo destinado a la adoración de los dioses. Mirar el templo¿Puede uno imaginar eso más allá de los rituales religiosos y eclesiásticos? Yo digo que sí, aun bajo la incipiente sospecha de ser pagano o de circular entre precipicios de interpretación. Lo digo imaginando la expresión de todos aquellos boxeadores que después de alguna campaña por aquí o por allá ( a veces hasta en el exterior) de repente y por sus méritos se encontraban a punto de ingresar al llamado Palacio de los Deportes o sea el reconocido Luna Park de la ciudad de Buenos Aires.Por esos extraños designios del azar o de las circunstancias, ese sitio ha sido el espacio donde los padres fundadores de los puños y los grandes campeones del boxeo argentino han alcanzado victorias de proeza, sobrellevado combates de gladiadores o sufrido decepciones irreversibles. Azar, circunstancias o destinos lo cierto es que la comparación con la vida misma es inmediata.
Casi como una remembranza de la historia social de nuestro país, cientos de hombres (y ahora mujeres) han ansiado como cúspide de sus carreras boxísticas dos cosas: el título mundial y pelear en el Luna Park. Y ambos objetivos tan pretenciosos como difíciles, tan lejanos como posibles, al punto que solo uno mismo puede ser su propio artífice y a las trompadas.El Luna Park se había iniciado en los años 30, una iniciativa de dos emprendedores de raíz itálica llamados José Lectoure e Ismael Pace. Se construyó de a poco pero con un objetivo claro y consolidado (como deberían ser todas las cosas), albergando orquestas de tango, bailes de carnaval y diferentes espectáculos cuya calidad y dimensión se incrementan aun hasta hoy. Por cierto, sus butacas receptaron a personajes como Eduardo Mallea, Julio Cortázar, el general Perón y cuantas personalidades uno se quisiera imaginar. Y más allá de eso, si esos nombres poblaban las tribunas, mencionar los del cuadrilátero sería irreproducible y hasta ilimitado: Luis Federico Thompson, Pascual Pérez, Acavallo, Nicolino, Monzón, Hugo Pastor Corro, Gatica, Prada. ¿Cuántos más nombrar? Podríamos seguir con la lista, solo para justificar y nada más, porque cualquier hombre o mujer vinculado al box entiende este sitio como un templo y su ring como un altar deportivo.

Allá por los años 70 los entrerrianos observábamos lejanas esas luces y marquesinas, esa lona misteriosa que únicamente percibíamos en blanco y negro y esas cuerdas tensas que nunca se sabrá cómo hacen para sostener esos faunos desbocados. Con la visión maravillosa y mágica que se pudiera tener, el Luna Park siempre estaba allí sublime pero lejos.

Algunos nombres que hoy pueden resultarnos conocidos o mentados, y cuya expresión en letras de molde y tinta fresca están aún vigentes han asegurado la presencia de púgiles de nuestra provincia en ese espacio. Así es que Juan Carlos El Toro Villagra y Ulises López o también Alejandro La Furia Ramírez son nombres y apelativos de conquistadores de la lona del Luna.
Pero hace unas cuantas décadas y en el camino de muchos, un joven que había nacido en Federal (Entre Ríos) hacía tronar las mandíbulas de adversarios y noveles como él. Juan Domingo Suárez (El Bombardero de Federal) venía de un historial por cierto impresionante en el área amateur, compitiendo en campeonatos mundiales juveniles, panamericanos y sobre todos los mismísimos juegos Olímpicos de Montreal de 1976. Siempre con una particularidad especial y deseada en el ambiente: puños enroquecidos.Allá por el 3 de setiembre del año 1977, veinteañero aún, enfrentó las luces y las butacas de aquel templo cerrado y enjundioso, dispuesto a sobrellevar las presiones del público y esquivar las trompadas de un oponente ocasional. La noche se habrá predispuesto (en ningún lado lo dice pero seguro así fue) de la mejor manera, y ese joven Bombardero habrá invocado lo mejor de lo mejor. Así fue el resultado nomás porque la pelea empezó y terminó prácticamente en el acto, con un nocaut fulminante y letal en el primer round que revolcó por el piso a un tal Ismael González, hasta ese entonces desprevenido y a partir de ese instante desahuciado.El Bombardero de Federal trazó un derrotero de knock outs impresionante, por cierto. Y además una presencia continua y estelar en el marco del Luna Park. Según los registros, 12 veces se subió al ring de aquel santuario, llevándose consigo quijadas y costillas ajenas modeladas con ganchos y directos propios.Las performances del Bombardero de Federal, El Toro, Cloroformo, La Furia y las que vendrán serán materia de estadísticas y análisis a conciencia. Las historias continuarán marchando tanto como los santos y las luces del Luna Park seguirán incrementando las ambiciones de esos hombres y mujeres del box. Pero quizás, como está escrito al principio, contemplar o mirar el templo será actividad de muchos y tantos. Pero oficiar el ritual de los dioses del deporte del boxeo, solo de los elegidos. “El Luna otorga jerarquía“Fernando País/PeriodistaLlegar al estadio Luna Park de Buenos Aires es sumamente importante para cualquier boxeador, más allá de la notoria decadencia que tiene el boxeo en relación a otros tiempos.El mítico estadio Luna Park atrae y el hecho de estar sobre ese cuadrilátero otorga jerarquía a aquellos que van a pisar esa lona y van a establecer un duelo.En línea generales, antes, llegar a ser fondista del estadio Luna Park significaba tener un tránsito de muchísimas peleas, no solo como amateur, sino como profesional. Hablo de unas 50 peleas como amateur y otras tantas como profesional con una proyección internacional limitada porque en esa época el box tenía nombres importantes, estaba plagado de figuras rutilantes. Había otras características respecto de la actualidad. Eran estilistas, donde el box era una ciencia y no un simple marco para tirar golpes, golpes y golpes, sino para pensar y reflexionar.Antes era sacar ventajas, entre comillas, de lo que te daba el rival y exponer la calidad que se tenía en los conocimientos de una disciplina tan difícil como es el box.Es difícil de interpretar, de analizar y de llevar a cabo para el que lo practica. Fuente: UNO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Next Post

Cesó el alerta por tormentas y se pronostica una semana a puro calor

Spread the loveNoche de glorias. La antesala de una velada especial que se verá por TyC Sports. Dionicius y Aquino se suben al ring más importante del país. La Gurisa va ante Julio y El Terrible ante Puñalef.  Andrés Martino/ de la Redacción de Ovación Está claro que no será […]

Subscribe US Now