Explosión en Rosario | La causa no desestima el rol de Litoral Gas

El ayudante del gasista sería liberado en las próximas horas. Las dudas del magistrado.

La válvula de gas que se presupone originó la explosión en un edificio de Rosario fue retirada hoy de entre los escombros y entregada al juez Juan Carlos Curto. Fuentes policiales citadas por medios locales dijeron que el artefacto fue desconectado de la red de gas y sacado de la zona de derrumbe, en el marco de “un fuerte operativo” de seguridad.

Asimismo, indicaron que la válvula de gas extraída del edificio de Salta 2141 fue llevada por personal de Gendarmería al juzgado por orden del magistrado. Vecinos del lugar coincidieron en que el gasista manipulaba esa válvula por una avería cuando se produjo la explosión que causó 11 muertos y más de 60 heridos.

El juez recorrió esta mañana los restos del edificio de Salta 2141, para “corroborar” las declaración del gasista que actuó en el lugar antes de la explosión. Asimismo, Curto dispuso habilitar una de las vías de ingreso al terreno del siniestro para permitir la remoción de escombros, que los brigadistas están quitando en el marco de la búsqueda de los 11 desaparecidos.

“Hay una mínima hipótesis sobre lo que ocurrió”, deslizó el magistrado al tiempo que adelantó que se pudo “corroborar una de las cosas que nos dijo el imputado” Carlos García, gasista que trabajaba en el lugar, en una declaración de casi dos horas. “Varias personas dicen que el gasista se escapó del lugar” tras el estallido.

Sobre Litoral Gas, la empresa proveedora del servicio, Curto aseguró que se trata de “un actor principal de los hechos” y ratificó que existieron reclamos de los usuarios que vivían en el edificio en las semanas previas a la explosión: “Cuando nos presentamos, ellos nos dijeron cuándo fueron los reclamos”. 

Por su parte, el fiscal de la Cámara Penal de Rosario, Guillermo Camporini, estimó que el ayudante imputado, Pablo Miño, será puesto en libertad “en 48 horas”, mientras que al gasista Carlos García se le dictará “un procesamiento y una prisión preventiva”.

Camporini argumentó que era “muy distinto” el motivo por el cual cada uno continuaba detenido, al resaltar que el auxiliar sólo concretaba una tarea “complementaria” al momento del estallido, consistente en “alcanzar elementos de trabajo” al otro imputado.

“Ayer, fue pedida la libertad provisional (para Miño) y supongo que, en 48 horas, se va expedir el juez (de la causa, Juan Carlos Curto). Supongo que, si esta persona no tiene antecedentes (penales) y constituye domicilio, puede recuperar la libertad”, consideró. Fuente: Perfil.

Deja un comentario

Podés comentar con tu cuenta de Facebook.
  • (will not be published)

*