“Hay que luchar con todo para poder ganarle”

Brujula
Spread the love

Roxana Duarte, además de docente y esposa, es madre de dos niños pequeños. En el 2018 mientras se duchaba se encontró algo raro en una de sus mamas y ahí comenzó su camino de lucha contra el cáncer.

PERIODICO BRUJULA dialogó con esta vecina de Cerrito para conocer su historia y así sumar un granito de arena a la campaña que durante todo octubre se lleva adelante en todo el mundo para prevenir esta enfermedad.

A nivel mundial, el cáncer de mama es la segunda neoplasia maligna diagnosticada con mayor frecuencia y también es la principal causa de muerte por cáncer en mujeres en todo el mundo. Si bien es mucho más común en las mujeres, cualquier persona puede contraerlo.

En cuanto a su aparición las posibilidades aumentan con la edad, especialmente a partir de los 50 años. De igual forma, cuando existen antecedentes familiares de cáncer de mama la predisposición es mayor. Esta enfermedad es causada por el crecimiento anormal de células de la mama que forman un tumor maligno. A nivel mundial, el cáncer de mama es la segunda neoplasia maligna diagnosticada con mayor frecuencia y también es la principal causa de muerte por cáncer en mujeres en todo el mundo. Si bien es mucho más común en las mujeres, cualquier persona puede contraerlo.

Roxana tiene 35 años, es docente, esposa y madre de dos hijos pequeños de quienes se aferra fuertemente para continuar con el tratamiento para vencer el cáncer.

 En julio de 2018 mientras se duchaba, se detectó un bulto en uno de sus pechos y de ahí hasta el momento, ha atravesado con mucha lucha y empeño, angustias, tratamientos, miedos y el camino que la lleva a vencer la enfermedad.

¿Cómo recordás el día en que detectaste algo extraño en tus mamas?

Estaba bañándome y me sentí como una pelota de ping pong en la mama izquierda. En ese momento tenía un bebé de 6 meses, por lo que estaba amamantando, y no pensé que fuera algo malo. No me preocupé mucho. A la semana tenía turno al ginecólogo para hacerme el  PAP de control, así que ahí le consulté.

¿Qué fue lo que sugirió tu medico?

Mi ginecólogo no pensó que fuera algo malo. Igualmente, me pidió una mamografía y una ecografía mamaria. A los 20 días me las pude hacer, ya que debía hacer los dos estudios el mismo día para una mejor comparación. En la ecografía se observaba que era un bulto sólido con márgenes algo irregulares, lo que indicaba que había aproximadamente un 25% de que fuera algo malo. Me recomendó una punción. Al llevar al ginecólogo los resultados sugirió realizar una cirugía para extirparlo, porque al ser tan grande me era incómodo y a la vez, era mejor sacarlo para estudiarlo.

Decidimos hacer la cirugía y a los 30 días llegarían los resultados de la biopsia. Pero al final, los obtuve 50 días después ya que se estaban haciendo interconsultas por lo que se había encontrado. Cuando llegaron los resultados me llamó el ginecólogo para que fuera, me contó lo que tenía un carcinoma.

¿Cuál fue tu pensamiento al recibir el diagnóstico?

Cuando el ginecólogo me dijo que tenía un carcinoma realmente no caí. Me recomendó un oncólogo para una consulta. Realmente caí cuando volviendo, recibí una llamada preguntándome como me había ido y tuve que decir “cáncer”.

Lloré. Lloré mucho, uno o dos días, hasta que me dije: “hasta no ver a la oncóloga no me voy a hacer la cabeza”. Así que ansiosa, esperé los 4 días y cuando fui a la cita me sorprendió ver que la mitad de las pacientes que estaban en la sala de espera era mujeres jóvenes.

¿Qué sentiste al escuchar la palabra «cáncer»?

Al principio tuve mucho miedo. Tengo familiares que fallecieron a causa de él, aunque no de mama. En la cita con la oncóloga me contó que hoy en día hay tratamiento para los diferentes tipos de cáncer de mama. Así que siempre pensando en positivo, enfrenté todo. Es una enfermedad que sola no se cura, que hay que luchar con todo para poder ganarle.

¿Cómo ha sido el proceso del tratamiento?

Con la cirugía de la mama no era suficiente, por lo que me enfrenté a una segunda operación para extirpar el ganglio centinela y otros más para estudiar. Me realicé análisis de sangre, tomografía y centellograma. Con todos los resultados, emprendimos el camino de lucha.

Mi caso no tenía el mejor ni el peor pronóstico, pero debía someterme a 4 quimios rojas cada 14 días (son las más fuertes) y luego 12 quimios blancas, una por semana, para después poder hacer radioterapia.

Las primeras 4 las pasé, dentro de todo bien. Sentía dolores en el cuerpo y comenzaba así la caída del cabello. Al comenzar las blancas sufrí una fuerte reacción alérgica. Se probó con otra medicación similar, y pasó lo mismo, por lo que tuve que cortar el tratamiento. El nuevo plan incluía una medicación que me pasaban por vena al principio y luego inyectable cada 21 días por un año. Dos meses después de suspender las quimios, me realicé 15 sesiones de radioterapia. Todo afecta al cuerpo, pero dentro de todo eso, realmente lo pude sobrellevar bien. Jamás me sentí enferma y eso me daba las fuerzas para seguir luchando, así como mis hijos, mi marido y familia que siempre me apoyaron en todo. Desde cuidarme los peques, acompañarme, hacer los trámites en la mutual y darme su apoyo incondicional.

¿Qué mensaje dejarías a las mujeres en este mes de concientización?

Les recomiendo a todas las mujeres que se realicen los controles, una vez al año. El cáncer descubierto a tiempo tiene cura. Yo no sé si decir tuve o tengo cáncer. Una vez que finalicé con la medicación, sólo debo hacerme los controles cada medio año: análisis de sangre, PAP, mamografía y ecografía mamaria, tomografía, centellograma y ecocardiograma. 

Por favor, si sienten algo diferente en su cuerpo acudan al médico, esto no se va solo. Hoy tenemos medicaciones y tecnología que ayudan a dar pelea. Y siempre la mente en positivo, aunque parezca difícil, hay que hacerlo. Nunca pensé en las quimios y rayos que me faltaban, sino en los que iba superando, eso me hacía sentir mejor. Así que si estás atravesando por esta enfermedad y querés hablar, acá estoy!. Solo las personas que lo padecemos lo entendemos.

PERIODICO BRUJULA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Next Post

Precios Máximos hasta enero

Spread the love Roxana Duarte, además de docente y esposa, es madre de dos niños pequeños. En el 2018 mientras se duchaba se encontró algo raro en una de sus mamas y ahí comenzó su camino de lucha contra el cáncer. PERIODICO BRUJULA dialogó con esta vecina de Cerrito para […]

Subscribe US Now