La ambulancia llegará tarde

Cerrito tiene varias cosas para destacar y ponderar como, orden, limpieza, tranquilidad, bajo porcentaje de ilícitos, tratamiento de la basura, biogás, etc.

Un tema que preocupa y debe ocuparnos en forma integral e inmediata es el respeto a ciertas normas. El tránsito es un problema por las calles angostas, el respeto a la dirección que deben seguir los vehículos. Los automóviles respetan, en general, el ordenamiento, las motos, solo en parte y LAS BICICLETAS (ohh … las bici).
En muchos lugares, direcciones, horas del día, edades de los ciclistas, etc. es un problema de alto riesgo por la falta de educación y respeto por las mínimas normas de tránsito. Parece que para los autos es obligatorio y para las bicicletas sería optativo.
Son numerosas las veces que veo a estos vehículos transitando “a contramano”. A muchos se lo hago notar, prendo las luces del auto, se los digo, les toco bocina, les hago señas y he conseguido varias respuestas que resumo en cuatro formas: Creen que los saludo, indiferencia, enojo, recuerdos para algunos de mis familiares directos. He visto personas mayores con niños, escolares, jóvenes y niños solos. El colmo fue hace unos días cuando circulando en auto y tratando de mirar detenidamente en la dirección correcta, me aparece a contramano una señora mayor, de noche, sin luces, sin materiales reflectantes, llevando a una criatura en el asiento posterior y, para colmo, mandando mensaje con su celular.
Me pregunto: Debemos acostumbrarnos a esto, esta persona fue educada e instruida, conoce las normas, su vida tiene poco valor, la de su niño tampoco, ni la aprecia? Ustedes se imaginan si se produce un accidente, que hasta puede ser fatal, cuales son las consecuencias para los dos de la bici y también para el conductor de otro vehículo. Los costos de todo tipo pueden ser incalculables y algunos irreparables. Muchos piensan que los accidentes son fatalidades y no es así; una fatalidad es un tsunami, la llegada de lava a una ciudad y muchas otras incontrolables. El accidente con una bici a contramano no es una fatalidad porque es fácilmente evitable y sin costo económico, pero con alto costo familiar, emocional y social.
El problema está planteado, lo vemos a diario y podemos ser protagonistas involuntarios.
La solución lleva tiempo pero está en nuestras manos y hay medidas a implementar para solucionar esto en forma proactiva y a corto plazo.
Propongo:
Reforzar la educación en las escuelas y hacer campañas por todos los medios de difusión.
Integrar al Municipio, la Policía, los Bomberos y las Escuelas en una campaña de difusión/educación con bicicleteadas, repartir material educativo y materiales reflectores para poner en cada bicicleta. Además, y para ganar tiempo y educar por un lado que se sienta hasta en el bolsillo, que el Municipio ponga guardas y la policía acompañe, en lugares y horas no fijas para detectar las trasgresiones, retirar las bicicletas por una semana, cobrar una multa para entregarlas y previamente aprobar un examen de respeto o conocimiento de las normas. Así se educará más rápido y podremos reducir o prevenir accidentes no deseados; recordemos que de producirse estos encuentros mal llamados fatalidades, la ambulancia llegará tarde. Reaccionemos con educación y respeto. De paso no vendría mal recordar el uso del casco protector-preventivo de daños en la cabeza del ciclista.
Cerrito, mayo de 2018 Ing. Agr. José Luis Panigatti

Una respuesta a “La ambulancia llegará tarde”

  1. Verónica Degenhardt

    Totalmente de acuerdo con el Ing. Agrónomo José Luis Panigatti. Es increíble ver la cantidad de niños y adultos en bicicleta que transitan a contramano. Coincido en que se debería hacer algo a la brevedad y en dicha acción que estén debidamente involucrados Municipalidad y Policia como ordenadores de control y obviamente también se debe focalizar como lo plantea José Luis en las medidas y campañas de prevención en Instituciones educativas en general y en los medios de comunicación
    Ojalá pronto y entre todos podamos hacer algo para evitar daños mayores y hasta evitar una tragedia.

    Responder

Deja un comentario

Podés comentar con tu cuenta de Facebook.
  • (will not be published)

*