“La descarga que hace la antena no nos deja tranquilos”

Brujula
Spread the love

Así lo expresan vecinos del barrio Sol Naciente que desde hace 10 años conviven con una antena radial en su espacio aéreo. Las autoridades recomendaron a sus propietarios el traslado, pero ellos siguen sin muestras de diálogo.

Con las autorizaciones pertinentes del COMFER, un organismo autárquico del Estado Nacional responsable de regular y administrar el espacio radioeléctrico destinado a la radiodifusión, así como fiscalizar la instalación y el funcionamiento de las emisoras de radio y televisión en todo el país, se instaló en el año 2003 una emisora en calle Bv. Borsotti y Bv. Libertad de Cerrito.
Desde sus inicios, los vecinos de este sector no estuvieron conformes con dicha antena, llegando luego de 10 años de funcionamiento, a nuevas instancias de reclamo y búsqueda de una solución a sus problemas.
Según declaran, los tirantes de la torre cruzan por los terrenos de algunas viviendas, generando fuertes zonas de descarga eléctrica en todo el radio.
BRUJULA dialogó con alguno de los afectados quienes esperan ser oídos por la comunidad y las autoridades pertinentes para solucionar en corto plazo esta problemática ambiental y de salubridad social.
“Hace 18 años que vivo en el barrio. Desde que se instaló la antena cuando hay mal tiempo no se puede salir afuera por la descarga eléctrica que produce. Da miedo por uno y por quienes están en el lugar. Y aunque lo nieguen, también interfiere en la señal de televisión”, afirmó Yolanda Reyes vecina del lugar.
Por otra parte, Esther Tomassini quien vive en el barrio hace 35 años manifiesta su preocupación sobre este tema afirmando que “las descargas eléctricas ocasionan un peligro para todos. Los días de tormenta se forma un campo magnético en toda la cuadra que no nos deja tranquilos. También nos inquieta el miedo de que se corten las amarras, ya que a la antena no le hacen los controles semestrales como corresponde”.
Además, Ariel Yuskovich expresó su descontento por la limitación que estos tirantes de antena le ocasionan en su vivienda “uno de los problemas es el espacio aéreo que ocupa en mi terreno. Por esto no se puede edificar en una primera y/o segunda planta. Sumado a que hace mucha descarga estática cuando hay mal tiempo y la antena no se encuentra debidamente señalada”.
De acuerdo a lo establecido por Resolución 3690/2004 (Boletín Oficial Nº 30.524, 10/11/04 de la Comisión Nacional de Comunicaciones, “establécese que los titulares de autorizaciones de estaciones radioeléctricas y los licenciatarios de estaciones de radiodifusión deberán demostrar que las radiaciones generadas por las antenas de sus estaciones no afectan a la población en el espacio circundante a las mismas. Para ello, hay determinado un protocolo para la evaluación de las radiaciones no ionizantes que debe realizarse periódicamente y ser informado.
Luego de instancias de diálogo con funcionarios del Ejecutivo Municipal, los vecinos elevaron una nota con la rúbrica de vecinos de toda la ciudad al Concejo Deliberante para lograr una solución.
La misma fue derivada a las Comisiones de Salud, Ambiente y Desarrollo Urbano y de Seguridad y Legislación para su análisis, quienes convocaron a nuevos espacios de dialogo y encuentro entre las partes en cuestión.
La primera cita contó con el dueño de la emisora donde se le informó lo solicitado por el grupo de vecinos, presentando en este momento, la documentación pertinente de la antena: Informe Técnico de la Antena firmado por profesional actuante; Resolución N° 0360 con fecha 05/05/2009 del Comité Federal de Radiodifusión; Informe de Impacto Ambiental; Constancia de la Comisión Nacional de Comunicaciones con fecha 04/10/2010, Autorizaciones de colocación de anclajes de la torre de los vecinos Jorge Dittler y Ariel Bressan.
Ante esta situación, el propietario de la radio “manifiesta estar de acuerdo en el traslado de la misma, si contase con apoyo por parte del municipio”. Por este motivo las comisiones acuerdan en realizar una nueva reunión con los peticionantes para informarles la situación de la antena y recepcionar inquietudes para llegar a un acuerdo con el propietario de la antena.
Al ser citado nuevamente en dos oportunidades más al dueño de la emisora, y al no presentarse ante los miembros del concejo y el departamento ejecutivo, decidiendo agotar las instancias de dialogo expuestas.
A través del comunicado Nº 003 emitido el 13 de noviembre del corriente año, el Concejo Deliberante de Cerrito comunicó que “Ante la carencia de elementos necesarios para la exigencia de la remoción de la antena de radiodifusión situada en calle Boulevard Libertad, el propietario deberá presentar a la brevedad copia certificada de la Póliza de Seguro de Responsabilidad Civil de la antena, y sugiere que se traslade en un plazo perentorio de 1 (un) año a partir de la fecha de comunicación de la presente la estructura antes mencionada a un predio fuera de la planta urbana”. Posteriormente a esta decisión por parte de las autoridades, Yolanda Reyes manifestó “el consejo, a mi entender como así las autoridades, se lavan las manos. Y dicen que tienen todo en regla. Quizás así sea, pero hace tal vez 3 años que no he visto que se le haga mantenimiento, la luz que tiene que tener hace también como 3 años que no está, también dicen que es una antena que no proporciona las consecuencias que dan la otras en salud. Solo espero que se llegue a un acuerdo. Si no se puede sacar la antena, al menos que se quiten los tirantes que pasan por las casas. Esto no tendría que haberse permitido, creo que al menos es lo que tendrían que hacer”.
A esto, Yuskovich agregó “necesitamos que trasladen en forma urgente la antena ya que sabemos que no tiene seguro, ni le hacen el mantenimiento que corresponde. Muestra de ellos es que no han colocado las luces de señalización de la antena”.
Los campos electromagnéticos son rara vez tenidos en cuenta como factores de contaminación en el área de la construcción, pese a las evidencias de sus efectos sobre la vida y, en especial, sobre la salud humana.
Toda corriente eléctrica produce campos magnéticos y todo campo magnético variable induce campos eléctricos. Sin embargo, un campo magnético estático puede producir una corriente eléctrica en un cuerpo si éste se mueve a través del campo.
De esa forma los campos magnéticos artificiales, mucho más intensos que los naturales, pueden alterar los procesos biológicos. La abundancia de artefactos eléctricos y aparatos electrónicos, así como los medios de transmisión de electricidad y radiofrecuencias, han hecho de nuestra civilización tecnológica una confluencia de campos electromagnéticos de todo tipo. Los continuos avances tecnológicos hacen que la incidencia de este tipo de contaminación vaya en aumento.
La tecnología genera campos electromagnéticos en todas las frecuencias e intensidades. Después de largas polémicas, investigaciones realizadas en todo el mundo han demostrado que las alteraciones biológicas debidas a la acción de campos electromagnéticos artificiales intensos, tanto de alta frecuencia (antenas de radio, TV, microondas, radar, etc.) como de baja frecuencia (líneas de alta tensión, pantallas de televisores y computadoras, transformadores, etc.) pueden producir cambios en la temperatura corporal, desequilibrio en los electrolitos de la sangre, dolor muscular en las articulaciones, dificultad en la percepción de los colores, fatiga, inapetencia, disfunciones en el sistema nervioso central, estrés, disminución de la cantidad de plaquetas en la sangre, entre otras.
Que vivamos en una comunidad saludable, es responsabilidad de todos.

Fuente: BRUJULA edición Nº 151

Foto ilustrativa

 

Next Post

Pueblo Moreno comenzó la fiesta

Spread the loveAsí lo expresan vecinos del barrio Sol Naciente que desde hace 10 años conviven con una antena radial en su espacio aéreo. Las autoridades recomendaron a sus propietarios el traslado, pero ellos siguen sin muestras de diálogo. Con las autorizaciones pertinentes del COMFER, un organismo autárquico del Estado […]

Subscribe US Now