La resistencia docente complicó la aplicación del Aprender en Entre Ríos

“La realidad desmintió lo que publicó hace poco el gobierno en los medios gráficos acerca de que había muchos docentes en la lista de espera para ser evaluadores”, de la Prueba de Evaluación Educativa Aprender 2016, Claudio Puntel. La medida consolida el ajuste y forma parte de una contra-reforma educativa, que consolidará la segregación social.

agmer
La implementación del Operativo Aprender que se realizó hoy (por el que el gobierno pretendía estandarizar la prueba de evaluación educativa para elaborar un diagnóstico de la educación en el país) tuvo dificultades en Entre Ríos, aseguró a esta Agencia Puntel, dirigente de la línea más dura de Agmer.

“La realidad desmintió lo que publicó hace poco el gobierno en los medios gráficos acerca de que había muchos docentes en la lista de espera para ser evaluadores”, dijo lapidariamente el profesor, quien argumentó: “Hoy (el gobierno) tuvo que salir corriendo a buscar evaluadores porque no se habían inscripto tantos y, además, de los que se habían inscripto muchos se presentaron rechazando participar, es decir, no pudieron cubrir y en algunas escuelas pidieron a los propios docentes de los cursos que tomen la evaluación de sus alumnos, lo que no está contemplado”.

Para Puntel, Aprender “no solamente es un proyecto nefasto sino que implicó una improvisación y logró mucho rechazo de la comunidad, porque muchos padres se presentaron a pedir el modelo de nota para que sus hijos no sean evaluados”.

La oposición de los trabajadores es porque el programa es considerado “parte de un plan de vaciamiento de la educación pública”, advirtió el referente sindical, quien ilustró: “Es un proyecto relacionado con el ajuste, porque no es casual que aparezca como pregunta a los pibes si reciben alguna asignación social luego de que el ministro de Educción de la Nación (Esteban) Bullrich dijo que los chicos utilizan las Asignaciones Universales para comprarse balas, es decir, hay una estigmatización que demuestra el desprecio a los sectores populares y, lo que hay concretamente, es la intención de ir cerrando las escuelas públicas y dejar amontonados a los pibes en, cada vez, menos escuelas con poco presupuesto”.

En Entre Ríos “todas las otras caras del ajuste son parte del mismo proyecto: que se niegue el aumento salarial, que el propio gobierno reconoce que quedó atrasado y que en vez de solucionar los problemas edilicios de las escuelas y las condiciones de seguridad frente a incendios y derrumbes el gobierno gasta plata para decir ‘qué hace cosas’ en los edificios escolares (que es mentira) develan que no hay intención de proteger el sistema público”.

Contra-reforma educativa

En Argentina “hay un sistema educativo en sus orígenes, más allá de las críticas, que tenía como virtud que era público, laico y universal y lo que apunta la contra-reforma es desandar el sistema, es decir, hacer un sistema funcional a sus intereses (de los empresarios) y diferenciarlo por las clases sociales”, explicó a esta Agencia Luís Meiners, sociólogo y referente del Movimiento Socialista de los Trabajadores-Nueva Izquierda.

La prueba “sostiene los lineamiento educativos del Banco Mundial (Profesores excelentes), que obedece a una lectura de los gobierno y las entidades financieras internacionales que quieren hacer caer todo el peso de la responsabilidad de la crisis del sistema educativo en los docentes; pusieron al docente como eje de esta contra-reforma educativa pensando como si todos los problemas son responsabilidad de docentes que no escuchan, que no saben enseñar, por lo que tiene una intencionalidad política de avanzar con medidas que comiencen a avasallar los derechos de la educación”. Al respecto ejemplificó que “es conocido que este tipo de operativos tienden a una fragmentación del sistema educativo, donde hay escuelas de excelencia y, otras, que no reciben esa categoría y eso impacta sobre los recursos que se asignan y en la tarea docente”.

Fuente: AIM Digital

Deja un comentario

Podés comentar con tu cuenta de Facebook.
  • (will not be published)

*