“Me gusta mucho lo que hago”

Con estas palabras y un mundo enorme por conocer en el modelaje, Irina Puntín transita sus primeros pasos en la pasarela de la moda en Buenos Aires. En dialogo con Periodico BRUJULA cuenta como su sueño comenzó a realizarse y el esfuerzo que implica el proceso para ser modelo.


Su cabello rubio y natural, su altura y presencia al caminar, sus ojos inocentes pero firmes al mirar y su madurez para enfrentar las cámaras fueron sin dudas, los elementos que las agencias contemplaron para llevarse a esta adolescente cerritense a sus largas alfombras rojas de la moda.
Como por arte de magia, de un día para el otro Irina Puntín salió de sus clases de nivel secundario para iniciarse en la carrera del modelaje y en una de las agencias más importantes del país.
De esta empresa nacieron Romina Lanaro modelo de Christian Dior, Milagros Schmoll de Chanel y musa de Jean Paul Gaultier, Ceci Méndez musa de Ralph Lauren, Antonella Graeff de Givenchy, y un sinfín más. Esta agencia trabaja en conjunto con las mejores agencias en los 5 continentes y también de manera directa con etiquetas de renombre internacional como Prada, Proenza Schouler, Loewe, Gucci y Balenciaga. A nivel nacional las marcas líderes como Jazmin Chebar, Cher, Rapsodia, Wanama y AY Not Dead entre otras. Look 1 es la agencia líder argentina en la exportación y desarrollo constante de carreras internacionales y allí, comienza sus pasos Irina.

¿Cómo surgió la oportunidad para ser parte de una agencia de modelos?
La oportunidad surgió porque un fotógrafo de Paraná que se contactó conmigo porque vio algunas de mis fotos en Instagram. Me escribió invitándome a iniciar en la academia de modelaje “Leichner Models”, pero sinceramente no estaba muy convencida de empezar. Pero como muchas personas de mi entorno me decían que por mi altura y demás tenía que probar, me decidí y empecé. Iba 2 sábados por mes y ahí me enseñaban un poco de lo básico: posar, desfilar y demás. La misma academia envió fotos mías a Look1, les gusté y es la agencia en la que estoy trabajando hoy.
Ellos se comunicaron conmigo directamente, y como venían a Rosario a hacer un scouting en noviembre de 2017, mi hermana me acompañó para que me conocieran personalmente. La respuesta fue inmediata y me invitaron a viajar en diciembre a Capital Federal para conocer la agencia y conocerme mejor.

¿Pensaste alguna vez en realizar este tipo de trabajo?
No, nunca lo pensé porque directamente no creía en que esta oportunidad iba a aparecer en mi vida, lo veía muy lejos. Si bien siempre me preguntaban mis conocidos sino me gustaría dedicarme al modelaje, nunca lo tome como algo serio. De igual forma siempre estaba atenta a todo lo que subía Dana Luz Almada, quien es hija de una prima hermana de mi papá, porque me gustaba lo que ella hacía, pero jamás creí que iba a terminar encontrándomela en algún desfile o casting.
Me gusta mucho lo que hago.

¿Dónde estás viviendo y como es un día en tu vida hoy?
Estoy viviendo en un departamento que nos alquiló la agencia unto con otras chicas del interior. Mis días a veces suelen ser repletos de actividades y otros días no tanto. Pero normalmente voy a gimnasio, algún casting o trabajo, a la agencia a practicar caminata con tacos y así.

¿Te costó mucho adaptarte a los cambios? ¿Vivir en otra ciudad?
Sí, me costó un poco, porque en mi casa al ser la más chica era la nena de la casa y no sabía hacer nada, ni cocinar!. Y al venirme para Buenos Aires y estar lejos, me tocó aprender todo muy rápido, ya sea cocinar, manejarme en trasportes públicos y demás. Sumado que acá todo es lejos y hay que salir mucho tiempo antes para todo, algo que en Cerrito no me pasaba, en 5 minutos llegas a donde sea! (se ríe).

¿Debiste cambiar algún hábito?
Si, el más importante fue la alimentación. Aquí me enseñaron a alimentarme y comer muy saludable, es algo que en mi agencia nos inculcan todo el tiempo. Además debí cambiar mis entrenamientos de manera que sean más aeróbicos.

¿Y cómo afrontó tu familia esta decisión de salir de la secundaria e iniciar una carrera de modelo?
Mi familia lo tomó bien. Aunque a mis papás les genera un poco de miedo por todo lo que se comenta de este ámbito, junto a mis hermanos siempre están alentándome desde el primer día para que pruebe y conozca este mundo del modelaje. La verdad que estoy muy agradecida porque si no fuera por ellos que me bancan todo el tiempo, no podría estar acá.

¿Qué futuro te gustaría tener?
Lo que más me gustaría seria viajar al exterior en este trabajo y seguir creciendo con esto.
Trato de no hacer planes a largo plazo, porque mi idea es probar este año y ver qué pasa. Pero como digo siempre: “que sea lo que Dios quiera”. Igualmente me gustaría poder viajar y trabajar afuera para pasear y conocer, y ser parte del “Fashion Week”, que es algo con lo que todo modelo sueña.
Periódico BRUJULA

Deja un comentario

Podés comentar con tu cuenta de Facebook.
  • (will not be published)

*