Mucho talento, poco dinero

Brujula
Spread the love

Julieta Puntín es la mujer de Cerrito que más logros y desafíos ha atravesado para vivir su pasión: el voley. Sea en arena o cemento, la deportista no solo compitió en la Selección Argentina, sino que viajó al exterior representando su tierra en variados torneos. BRUJULA dialogó con ella para conocer el motivo por el cual debió colgar la toalla en Mar del Plata y volver a su pueblo.julieta
Ídola de muchos, ejemplo de persona, de mujer y de lucha. Nada le ha sido fácil. Mucho menos regalado. Desde pequeña dedicó sus capacidades físicas al voley. Hasta que descubrió la pasión del deporte pero en la arena. Con mucho esfuerzo y el acompañamiento de su familia, logró formar parte de la Selección Argentina, participar en mundiales y sudamericanos de beach vóley. Viajó desde Cerrito a ciudades de Sudamérica y llegó hasta el continente asiático. Mucho potencial y sueños, pero poco acompañamiento económico para continuar. Y como nada la detiene, arrancó el año con nuevos proyectos.

1503414_10204841145420010_6725557080300385832_n
Jugó y compartió triunfos con las deportistas más destacadas del país: Virginia Zonta, Ana Gallay y Georgina Klug

Julieta, ¿cómo iniciaste este año deportivo?
El comienzo fue algo complicado, principalmente porque volví a Entre Ríos y no sabía cómo iba a seguir todo. Por otro lado, fue difícil ya que me habían dicho que no todos íbamos a tener apoyo económico para cubrir las competencias.
¿Qué te ha faltado y que has recibido en este tiempo como jugadora?
Hay muchísimos deportistas en muchas disciplinas y representando a la Argentina que no solo dejan todo entrenando, sino que por fuera hacen un trabajo muy duro para seguir haciendo lo que les apasiona. Lamentablemente, la parte económica es la que más me dificulta. Sumado a que la Federación (o quien los representa) no logra conseguir ayudar o brindar posible soluciones. Estando en Mar del Plata tenia beca de ENARD (Ente Nacional de Alto Rendimiento Deportivo) y de Secretaria de deportes de la Nación. Y el municipio de Cerrito me ayudó con los pasajes para poder ir a entrenar.
Y es el reconocimiento de la gente que uno conoce lo que más llega como retribución. Además, al hacer deportes, viajar y competir, no solo se conocen muchos lugares sino que se hacen muchos amigos y eso también es algo impagable que te queda.
¿Qué balance podes hacer del año 2015? ¿Qué te quedó por concretar?
Mi año en lo deportivo fue uno de los más duros. Sufrí lesiones que me dejaron fuera de todo el circuito sudamericano. Por varios meses, a principio de ese año solo entrené hasta donde podía y el resto dedicado a la rehabilitación. Por temas económicos no viajamos ni competimos en nada. En lo único que participé fue en un torneo internacional universitario de juegos de playa en Brasil. Así que faltó competencia.
¿Cuáles son tus nuevos planes personales y deportivos?
Mi plan en el beach es seguir entrenando para estar en forma por si se da la posibilidad de competir. Aun sabiendo que con el cursado de la facultad en Paraná va a ser muy complicado mantener un buen ritmo. Será cuestión de organizarme lo mejor que pueda y tratar de estar en las mejores condiciones para cualquier torneo que surja.
¿Cómo vivieron la última participación en el torneo sudamericano?
Siempre digo que poder participar de un sudamericano es un honor que no se les da a muchos. No solo porque uno está representando a su país, conociendo personas, lugares y haciendo lo que le gusta, sino porque también uno se va midiendo fecha tras fecha y planteando objetivos nuevos. La base de todo es el entrenamiento pero en las competencias es donde uno realmente ve en qué lugar se encuentra y trata de superarse.
En los dos sudamericanos realizados en Argentina jugué con Cecilia Peralta de Mar del Plata. A las dos nos quedaron sensaciones positivas y negativas a la vez. No jugamos en mal nivel, ganamos varios partidos y otros se nos escaparon por poco. Pero somos conscientes de que todo se basó en nuestro problema de no entrenar juntas.
¿Crees que el sistema deportivo no está diseñado para que las mujeres puedan vivir del beach voley?
La selección de Beach voley es relativamente nueva y al igual que muchos otros seleccionados, la cuestión económica es un tema que falta desarrollar. En mi caso, cuando estaba de lleno compitiendo y entrenando (al igual que cualquiera de los chicos de selección en estos momentos) nos solventábamos con becas. Que son las que este año nos faltaron para seguir. Y si la dupla decide participar en mayor cantidad de torneos, debe buscar sponsors y recaudar el dinero para pagar todo. Y lamentablemente conseguirlos es muy complicado.
¿Qué sueños te quedan por concretar en este campo del voley?
Creo que nunca me planteé un sueño en el ámbito deportivo. Siempre lo que hacía era porque me gustaba y las oportunidades se iban dando. Igual creo que siempre está la adrenalina y ganas de querer jugar más y llegar más lejos. Un juego olímpico, un mundial, un panamericano, etc. todos son importantísimas metas que todos quisieran tocar.
¿Qué te hace feliz? ¿Qué te propones hacia delante?
Me hace feliz poder disfrutar lo que me va tocando vivir en cada momento. Y sueño con poder seguir haciéndolo, mientras completo otros objetivos.
Periódico BRUJULA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Next Post

Murió en cautiverio el chimpancé "Toto" en Concordia

Spread the loveJulieta Puntín es la mujer de Cerrito que más logros y desafíos ha atravesado para vivir su pasión: el voley. Sea en arena o cemento, la deportista no solo compitió en la Selección Argentina, sino que viajó al exterior representando su tierra en variados torneos. BRUJULA dialogó con ella […]

Subscribe US Now