Peligra el reinicio de clases el lunes

Los congresales votarán hoy las medidas de reclamo. Podrían llegar a definir un paro de 24 horas para el lunes, aunque las medidas de fuerza se ampliarían esperando la negociación salarial con el Gobierno.agmer

La Asociación Gremial del Magisterio de Entre Ríos (Agmer) definirá hoy, en la Escuela Normal Rural Almafuerte, de La Picada, si el lunes los docentes se reintegran al aula o inician una medida de fuerza que podría entorpecer la vuelta a clases en la provincia luego de dos semanas de receso.
El martes 5 de este mes, en Colón, el plenario de secretarios generales del gremio emplazó al gobierno provincial a presentar una oferta salarial antes del congreso de hoy. Pero lo único que hubo fue una convocatoria, el miércoles, en Casa de Gobierno.
Pero en ese ámbito se habló más de las dificultades financieras que atraviesa la provincia antes que de las reales posibilidades de acceder a lo que piden los sindicatos de los maestros.
“Hay un acuerdo paritario vigente que estamos cumpliendo. Reconocemos el deterioro del salario por el fenómeno inflacionario, estamos dispuestos a realizar los máximos esfuerzos para atender esa demanda atendiendo a la crítica situación financiera de la provincia. Del mismo modo que esperamos el normal inicio de las clases este lunes”, dijo el ministro de Gobierno, Mauro Urribarri.
La definición se dará hoy al cabo del congreso de La Picada, aunque ayer, de acuerdo a un sondeo realizado por El Diario, lo que se impondría es el no inicio del ciclo lectivo con la aplicación de un paro que, en principio, sería de 24 horas. Aunque la medida de fuerza podría extenderse durante más días.
Entre las nueve seccionales que conduce la Lista Integración, mayoritaria en el mayor sindicato docente de la provincia, se discutieron tres alternativas: a) “quemar naves” y aplicar un paro por tiempo indeterminado; dar “un plazo” al Gobierno y volver normalmente a clase luego del receso; o aplicar un camino “intermedio”, con un paro el lunes y dejar “paros en suspenso” a la espera de la negociación con el Ejecutivo para conocer la propuesta salarial que anunciaron las autoridades.
Finalmente, se impondría entre la mayoría de los congresales la postura intermedia, según confiaron fuentes del sector.
“El lunes no empiezan las clases”, confió, directo, un dirigente de Agmer, luego de evaluar los mandatos surgidos durante la tarde de ayer en la mayoría de las seccionales del gremio.
Agmer acordó en marzo una suba promedio del 36% para los docentes, pero ahora sostiene que la devaluación y la inflación han enjuagado aquella mejora. Y han reclamado al Gobierno que reabra la negociación salarial para el segundo semestre en la provincia.
“Tal como venimos planteando, la cuestión salarial sigue irresuelta y es responsabilidad del Gobierno entrerriano dar una respuesta a la demanda docente. Si bien a principios de año se aceptó una propuesta salarial, se declaró a la misma como insuficiente y se dejó sentado que se exigiría una nueva negociación salarial para el segundo semestre. El impacto de la inflación sobre los bolsillos de los trabajadores fue muy duro en lo que va del año; no se cumplieron las previsiones del gobierno nacional de una inflación del 25% y el mismo ministro de Economía de la Nación reconoce que la inflación se ubica por encima del 40%”, dice el texto que aprobó el último plenario de secretarios generales de Agmer.
En marzo, cuando el Gobierno cerró el acuerdo salarial con los docentes en la provincia, se dispuso una mejora en blanco del 29% promedio, aunque con la incorporación del incremento sobre el Fondo Nacional de Incentivo Docente (Fonid) -que pasó de $510 a $1.210- el aumento salarial para los maestros fue del 36%; en el caso del cargo testigo, el maestro de grado sin antigüedad, el aumento resultó del 37%.
De ese modo, el mínimo garantizado de bolsillo, pasó de $6.800 a $8.225; y en agosto próximo, será de $9.329.
Ahora, Agmer pretende subir de nuevo ese piso salarial en función de la pérdida de poder adquisitivo del salario. Aunque en la audiencia del miércoles, el ministro de Economía, Hugo Ballay, desalentó cualquier petición. Dijo que las finanzas de las provincias están en su peor momento, y que en el primer semestre, los gastos crecieron un 60%, mientras que los ingresos aumentaron un 26%, por lo cual se ha incrementado el déficit, a la vez que han disminuido los recursos coparticipables que provee la Nación.

Deja un comentario

Podés comentar con tu cuenta de Facebook.
  • (will not be published)

*