Pesar por la muerte de Verónica Kuttel: la danza de duelo

Tras padecer una cruenta enfermedad, la distinguida bailarina y actriz Verónica Kuttel, murió ayer en Paraná, donde fue sepultada este miércoles, en medio de la congoja de familiares y amigos, confirmó AIM. “Se fue una amiga, más que nuestra docente”, contó a esta Agencia Alicia, una de sus alumnas de tango en la Asociación de Judiciales de Entre Ríos.

Kuttel

Kuttel se enteró en diciembre que padecía cáncer de colon y, dispuesta a dar pelea por su vida, se sometió a una compleja operación. Aunque se formó en la danza clásica, luego se volcó al contemporáneo y posteriormente al tango, donde brilló con la pareja que conformó con Pablo Médici, su compañero de baile y de la vida.

Si se la pudiera definir con palabras podría decirse que era sencilla, alegre, espontánea y generosa,  excelente profesional y mejor persona. “Se fue una amiga, más que nuestra docente”, contó a esta Agencia Alicia, una de sus alumnas de tango en la Asociación de Judiciales de Entre Ríos (Ajer), donde Verónica y Pablo enseñaban desde hace más de 15 años.

Visiblemente emocionada, la mujer contó que ella misma padeció cáncer, y entonces “tuve todo el acompañamiento de Vero. Más adelante le tocó a ella, y aun enferma, no perdió nunca la esperanza de mejorarse. Al final, no pudo, una tristeza enorme”, dijo.

La artista también será recordada por su trayectoria en el arte, donde siempre estuvo abierta de desarrollar diversas actividades. Junto a Médici, viajó varias veces a Grecia a dictar talleres de tango, aunque siempre regresó a la Argentina para seguir ejerciendo como docente y bailarina.

Con su temprana partida, el mundo de la danza entrerriana pierde una pieza de lujo. (AIM)

Deja un comentario

Podés comentar con tu cuenta de Facebook.
  • (will not be published)

*