Reclaman por el uso público de la costa en Paraná

Con una campaña masiva para juntar firmas, la Asamblea el “Río es de Todos” instará al municipio a establecer las garantías de uso del borde costero. También, pedirá por la recuperación de la Toma Vieja, donde la provincia quería impulsar las termas.

 500440581,7028587963_j_mayorazgo_parana

La intrusión del espacio público en el borde costero de Paraná es uno de los temas aún no resueltos en la ciudad pese a algunas medidas y los varios anuncios por parte del municipio, como, por ejemplo, la liberación de las playas de los clubes Rowing y Estudiantes y al espacio que da al río en el Club de Pescadores, para hacerlas de libre acceso, lo que se iba a implementar en el verano pasado. También el municipio avanzó en la polémica expropiación de un terreno en la Toma Vieja, que, si bien fue apoyado por concejales oficialistas, algunos reclamaron por la situación de Los Arenales, o de espacios que encierran más polémica en la ciudad, que siguen en manos privadas, como el alambrado en la zona de la fábrica de portland, o las viviendas sobre el río en Bajada Grande.

Ahora, la Asamblea El Río es de Todos, que viene reclamando desde hace años por el acceso al río en toda su extensión en la capital entrerriana, hará este sábado 5 de julio en la Peatonal de Paraná, frente al Instituto del Seguro, una “campaña masiva de recolección de firmas”. Los ciudadanos quieren: “Completar las 4000 adhesiones a la iniciativa popular de promulgación de la ordenanza municipal de nuestra autoría que establece las garantías del uso público del borde costero de nuestra ciudad”, según se informó. Estarán recibiendo apoyos desde las 10 a las 13. “Ese día, si nos das una mano, podemos dar un gran paso adelante en nuestra utopía de hacer una ciudad y su RIO para TODOS!!”, arengaron los integrantes del espacio asambleario. Se trata de un proyecto que quieren impulsar para que se garantice el libre acceso al río.

Cabe recordar que el llamado “camino de sirga”, es un derecho que está sostenido en el Código Civil para disfrutar y acceder a cualquier orilla de vía navegable a 35 metros desde la línea de mayor creciente hasta la costa. Esa franja no debe ser obstruida ni obstaculizada, y es una zona fiscal donde el ciudadano puede acceder. Y en la costa de la ciudad esa franja pública se encuentra segmentada por intromisiones.

En mayo de este año ingresó al Concejo Deliberante local un texto del viceintendente y presidente del cuerpo, Gastón Grand, por el cual “se establece y reconoce como Política de Estado Municipal a las acciones programáticas que han desarrollado, desarrollan y desarrollarán en el futuro el estado local, provincial y nacional sobre el “Borde Costero” de la ciudad de Paraná, priorizando su uso público”. Grand definió que este sector geográfico debe ser considerado como “un factor estratégico para la promoción del turismo desde la perspectiva de Paraná y su cultura”.

Sobre este proyecto, el viceintendente reflexionó: “Con esta iniciativa estamos visualizando el devenir histórico que desde las distintas gestiones municipales han realizado en relación al recupero del uso público del “Borde Costero”, que creemos oportuno debe institucionalizarse como política de estado”. Complementariamente, Grand presentó un proyecto creando en el ámbito del Concejo Deliberante un equipo multidisciplinario que tendrá a su cargo el estudio, la formulación de propuestas legislativas y la articulación de nexos sociales para la gestión de la primer iniciativa. Aún no recibieron sanción.

Toma Vieja

Por otro lado, también la Asamblea informó que hará una petición formal a la Municipalidad para que: “En forma perentoria comience a programar la recuperación del borde costero del predio de la Toma Vieja, que fuera un preciado espacio ribereño de los paranaenses y que fuera abandonado por las distintas administraciones, no sabemos si por desidia o por oscuros intereses de abandono, y posterior malversación del bien público para complacer mezquinas apetencias de aprovechamiento y lucro privado”.

Cabe recordar que este espacio de la ciudad estuvo en el foco de la polémica el año pasado cuando el gobierno entrerriano impulsó un proyecto termal, sobre el que finalmente el propio gobernador Sergio Urribarri anunció que no iba a avanzar por no contar con licencia social. Sin embargo, había sostenido que construirían “un parque acuático”, pero, casi un año después, también quedó sólo en un anuncio.

Desde que se conoció el proyecto para construir termas en Paraná, organizaciones ambientalistas como la ONG M’Biguá, el Foro Ecologista y distintos ciudadanos interesados en el cuidado del medio ambiente, reclamaron que se frene el proyecto con distintas acciones. En este contexto, nació la asamblea Más ríos, menos termas, que sostuvo un acampe en la zona de la Toma Vieja para evitar el inicio de los trabajos y defender el espacio público. (RecintoNet / Fundación Eco Urbano)

Deja un comentario

Podés comentar con tu cuenta de Facebook.
  • (will not be published)

*