Se aprobó la emergencia agropecuaria para Entre Ríos y Salta

La Comisión Nacional de Emergencia Agropecuaria de la Nación aprobó la emergencia agropecuaria para Entre Ríos y Salta, confirmó el vicepresidente primero de Federación Agraria Argentina (FAA), Ariel Toselli. La medida deberá ser avalada por el ministro de Agroindustria de la Nación, Luís Miguel Etchevehere.

En la tarde de hoy “se evaluó la situación de Entre Ríos por la sequía y parte de Salta por las inundaciones y se aceptó la declaración de emergencia para las dos provincias”, confirmó a esta Agencia Toselli.

En ese sentido precisó que “para los entrerrianos es un avance y ahora queda que el ministro la firme en estos días para que quede homologada definitivamente la emergencia”.

Cabe recordar que el gobernador de Entre Ríos, Gustavo Bordet, firmó el 12 de marzo el Decreto 373/18 que declaró la emergencia agropecuaria en todos los departamentos de la provincia a raíz de la sequía que sufre el sector productivo. La medida, a pedido de la Mesa de Enlace, se extiende por un año a toda la actividad primaria y alcanzará a todos los productores sin límite de hectáreas

La sequía en números

La campaña 2017/18 puede llegar a ser una de las más secas en los últimos 90 años, si se compara la precipitación acumulada entre los meses de noviembre y febrero en relación a una serie histórica de 90 años.

A nivel provincial, de noviembre a febrero, hubo 2.095.000 hectáreas (ha), es decir el 32 por ciento del área agropecuaria descontando el área del delta que tuvieron precipitación menor a 200 mm y solamente el 0,2 por ciento tuvo lluvias normales o levemente inferior a lo normal, lo cual demarca un severo déficit hídrico para la provincia

Precisamente, las temperaturas máximas de esta campaña en relación al ciclo anterior, hubo 34 días que superaron los 35 °C generando un escenario de estrés térmico (1 día de estrés térmico cada 3 días), mientras que el año pasado el valor fue 13 días, que es una cantidad de días dentro de lo esperado o lo normal.

En soja, se proyecta una caída en la producción del 54 por ciento, es decir una merma de 1.818.045 toneladas en relación a la campaña precedente. Este valor cuantificado en dólares se ubica alrededor de una pérdida de divisas de 545.000.000 dólares. Para el caso del maíz, se proyecta una caída en la producción del 38 por ciento en relación al año pasado, es decir una merma de 684.575 toneladas. Se prevé una pérdida de divisas de 120.000.000 dólares.

 

AIM

Deja un comentario

Podés comentar con tu cuenta de Facebook.
  • (will not be published)

*