Siguen los despidos en la fábrica de cartuchos

1301513561

Celaya junto a Urribarri en la inauguración

La empresa multinacional que en 2011 prometía fuentes laborales y crecimiento para la región, ha despedido en lo que va del año, a la mayoría de sus empleados.

La fábrica cartuchos de caza y competición de CTL Activ Argentina SA, ubicada a la vera de la Ruta Nacional N° 12, a pocos kilometros de Cerrito, fue inaugurada el 30 de marzo de 2011 con la presencia del ex gobernador Sergio Urribarri, el titular del grupo inversor Cegasa, Juan Celaya y una gran comitiva de funcionarios provinciales y españoles. Fue un acto que trascendió en los medios de Entre Ríos y prometió 120 puestos de trabajo, donde las mujeres, tendrían una importante participación laboral.
De ese sueño entrerriano a la realidad, solo se llegó a contratar en una primera instancia a 40 personas, de las cuales al día de hoy, solo quedan aproximadamente 10 en actividad.
Esta semana, 12 empleados fueron despedidos. Y el pasado jueves viajaron a la ciudad de Paraná junto al abogado Flavio Steven para presentarse a una audiencia en el Ministerio de Trabajo, aunque allí no pudieron recibir respuestas, ya que ningún responsable de la empresa se hizo presente, haciendo llegar simplemente un escrito. No es la primera vez. La empresa ya había suspendido a 30 trabajadores por un lapso de 30 días en abril pasado, informó el diario digital Paraná Campaña.
Es muy evidente que la fábrica que preside el empresario vasco, José Luis Urcelay Vicuña, jamás funcionó como en un principio se pretendía. Como si fuera poco, tampoco resultó ser una “fuente generadora de un desarrollo para Cerrito y Entre Ríos, con muchos puestos de trabajo, bienestar general y montos de divisivas para exportación”, como en su momento lo anunciaba a viva voz el propio titular de la firma.
Es más, en aquel entonces, se conoció que la inversión para la instalación de la planta de 8.000 metros cuadrados, superó los 45 millones de pesos y pretendía contratar a 120 empleados (50% personal masculino y 50% femenino) “cuando la planta se encuentre en plena producción”, anticipaba Urcelay Vicuña. Claramente, nunca sucedió y la empresa jamás alcanzó, ni siquiera, un total de 40 empleados.
Ahora, la situación es aún más dramática. El abogado Flavio Steven que representa a los despedidos confesó que “los trabajadores se sienten muy mal. No pudieron abordar los problemas del conflicto laboral presentado, que para una localidad como Cerrito, es muy importante. Incluso, hay una chica que está en período de gestación y se envió una carta documento, reconociendo su error legar y solicitando el reintegro”.
Asimismo, indicó que “este era el momento para dialogar y solucionar el conflicto laboral”. Y siguió: “La empleadora pretende encuadrar jurídicamente la cuestión para despedirlos con una indemnización disminuida, haciendo referencia a una suerte de crisis económica. Nosotros entendemos que en este caso no se han cumplido con una serie de riquísimos y pensamos que el mejor lugar para dialogar era el Ministerio de Trabajo. De igual manera, los colegas que asesoran a la parte contraria, no cuentan con los recursos ni las directivas económicas como para solucionar el conflicto y nos coloca en una posición compleja como para seguir reclamando sus derechos como corresponde. Solamente presentaron un escrito sosteniendo su postura y creo que ese es perjudicar aún más a la familia cerritense”.
Steven explicó además que la próxima audiencia se llevará a cabo en el mes de febrero y que esta vez no se logró consignar el 50% de la indemnización que proponen los trabajadores de acuerdo a su postura. “Lamentablemente, los trabajadores van a pasar una fiesta de Navidad y Año Nuevo bastante amarga”, lanzó.
Luego, sobre la relación distante que siempre ha mantenido con José Luis Urcelay Vicuña, aclaró: “La actitud de él siempre ha sido muy dura; ha negado hasta su propia firma en un contrato de trabajo. Evidentemente no tiene inconvenientes de quedar mal con nadie, no solo con los trabajadores sino con todas las personas de la región y que desde lo público, le brindaron su apoyo para la radicación de su empresa en el ejido de Cerrito”.
Asimismo, Steven aseguró que “el clima laboral en la empresa es muy complicado y para nada agradable”. Incluso, alertó: Algunos han renunciado o se han alejado. La fábrica está fracasando, las expectativas nunca fueron logradas, lo anunciado nunca fue cumplido y es una pena porque todos queremos lo mejor para Cerrito y su zona”.
“La empresa compró insumos de origen italiano de mala calidad, fallaba la cartuchería, fue enviado a distintos costos, fallaron, tuvo el reclamo de los clientes, no fueron reconocidos comercialmente y los comerciantes se fueron retirando. La realidad es que la empresa Fiocchi- su principal competidora- obviamente está ganando toda su clientela. Esto se trata de un mal desempeño y un mal gerenciamiento del empresario, y no tiene nada que ver con una crisis de económica financiera o de falta o disminución de trabajo”, sostuvo.
Por último, remarcó que “la idea es que alguien también tenga intenciones de hablar” y aclaró: “Nosotros nunca tuvimos respuestas de parte de la empleadora. La verdad es que no hablar es una forma de esquivar las vías de solución. Acá la empleadora no propone nada al respecto y es muy difícil abrir un diálogo, así que veremos cuáles son los pasos a seguir jurídicamente”.

Los 12 despedidos
Matías Kuhn, Liliana Cri, Marta Villagra, Dariela Princich, Marisa Caluva, Maricel Molaro, José Maidana, Silvina Bustos, Guillermo Wolff, Leandro Palacios, Analía Kaufman y Mariela Pioli.

Fuentes: El Once/ Paraná Campaña/ Periódico BRUJULA

Deja un comentario

Podés comentar con tu cuenta de Facebook.
  • (will not be published)

*