Un bebé sobrevivió junto al cadáver de su madre

“Tuvo un Dios aparte”, dijo la Policía Lo encontraron sobre el pecho de la mujer a un costado de un camino, en Escobar, Buenos Aires.Escena-Policia-asesinaron-IMAGEN-TV_CLAIMA20140618_0028_28
El silencio de la noche y el ruido de la Panamericana. El llanto de un bebé y el silencio de una mujer muerta. Así durante unas 10 horas, hasta que un cartonero descubrió la escena menos esperada. Pamela Estefanía Biosa, de 21 años, apareció muerta ayer al mediodía, en un camino rural de Escobar. Estaban su teléfono celular y algo de dinero, por lo que se descarta un robo. No tenía signos de haber sufrido un ataque sexual. Lo más impactante de toda esta historia es que a su lado estaba su hijo, un bebé de siete meses que sobrevivió al frío y que ahora está fuera de peligro. La principal hipótesis es la de un crimen por violencia de género, y anoche, al cierre de esta edición, el padre del bebé declaraba en la Fiscalía.
“Un vecino que cartoneaba por el lugar vio el cuerpo sin vida de la mujer”, dijo ayer el comisario Carlos Alvarez, de la Departamental Zárate-Campana. El cuerpo de la chica, que vivía en el barrio Stone de Escobar, estaba embarrado y ensangrentado. Según un médico forense, había estado unas diez horas en el lugar.
“El bebé estaba sobre el pecho de la mamá y fue trasladado al hospital de Escobar en un móvil policial. Está sin ningún tipo de lesiones y su estado de salud es muy bueno”, dijo Alvarez, que consideró que el chico “tuvo un Dios aparte al no haber sufrido hipotermia” y no resultar “lastimado” por los animales del lugar.
La principal hipótesis es un crimen por violencia de género. Si bien no estaban los resultados definitivos de la autopsia, un informe preliminar del médico forense hablaba de “lesiones contuso cortantes en la frente, mentón y labio, y un traumatismo craneano importante que pudo haber sido de algún golpe”, y que habría causado la muerte de la chica.
Junto al cadáver se encontró el teléfono celular de la mujer y también, a pocos metros, su mochila, que tenía algunos efectos personales como su documento de identidad, el del bebé y algo de dinero.
“Había una especie de changuito en el que había transportado la madre al bebé”, dijo a la agencia Télam el comisario Alvarez, y agregó que está prácticamente descartada “la hipótesis del robo”. También aseguró que no creen que se haya tratado de un ataque sexual, ya que la víctima “estaba vestida y no presentaría signos de una violación”. Entonces afirmó que “podría ser un crimen por violencia de género”.
Sobre el trabajo de los peritos en la escena del crimen, el jefe policial indicó que se encontraron “signos de defensa”, por lo que sospecha que el crimen ocurrió “a dos o tres metros” de donde se encontró el cuerpo. “El callejón es intransitable y no hay signos de que algún vehículo haya llegado al lugar”, como para que el autor del crimen haya dejado el cuerpo de la mujer y el bebé en ese terreno.
También se investigaba el círculo íntimo de la joven y si tenía “algún concubino o novio, si vivía sola con la criatura, si había antecedentes de violencia familiar”, añadió Alvarez. Las pericias también analizarán los últimos mensajes de texto y llamadas al celular de la víctima en busca de pistas sobre lo ocurrido.
Fuente: Clarín

Deja un comentario

Podés comentar con tu cuenta de Facebook.
  • (will not be published)

*