Un índice más que alarmante

Brujula
Spread the love

Es el que se registra en Entre Ríos, respecto a la violencia familiar. En apenas dos años, aumentó un 163% la cantidad de denuncias. En la mayoría de los casos, está presente la ingesta de alcohol y drogas.

El flagelo social que significa la violencia de género en el seno de nuestra sociedad es muy grave y preocupante. Si bien no es sencillo establecer estadísticas, la realidad indica que es notable el aumento de denuncias que se realiza en el juzgado de familia local. Desde que se creó dicho tribunal en el abril del año 2010 la escalada es ascendente y en porcentajes significativos y determinantes. Es probable que la creación de la Comisaria del Menor y la Familia, del mismo tribunal de calle Rocamora, así como la difusión en los medios de los recursos que tienen a su disposición, fundamentalmente las mujeres, para protegerse de la violencia de género, influyeron para que cada vez más mujeres se atrevan a denunciar los casos.

Los números

Año 2011. 243 denuncias en todo el año. Un promedio de 20 mensuales.
Año 2012. 449 denuncias. Promedio mensual de 37 denuncias
Año 2013 640 denuncias. Promedio mensual: 53 causas cada 30 días.

Las causas

Con estos datos a los que tuvo acceso Paralelo 32, se deduce que en solo dos años las causas ingresadas han aumentado en un porcentaje mayor al 160 por ciento. Según pudimos informarnos, hasta hace unos años atrás, en porcentajes cercanos al 60 por ciento estaba presente el alcoholismo. En estos últimos tres años se ha aumentado notablemente la presencia en los casos de violencia de estupefacientes y drogas prohibidas.
Entre el 60 y el 70 por ciento es por problemas de adicciones (estupefacientes u alcohol). De ese porcentaje entre el 40 y 50 por ciento son reiteradas o reincidentes. Y como otro dato nefasto y alarmante también ha crecido la gravedad de la violencia misma.
Son cifras y datos que no dejan mucho lugar para el optimismo. En semejante escenario. ¿Cómo se solucionan los casos de violencia que engendran más violencia? ¿La exclusión del violento del ámbito de la familia por un tiempo determinado no ha quedado como una “pena leve”? ¿Qué se puede hacer con tanta locura? Los interrogantes son muchos. Las respuestas no son fáciles ni sencillas. Le dejamos al amigo lector la ardua tarea de pensar cómo se puede minimizar semejante agujero negro de la comunidad a la que todos pertenecemos. Fuente: Paralelo 32.violencia familiar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Next Post

Advierten que los negocios no pueden cobrar plus cuando se paga el total con tarjetas

Spread the loveEs el que se registra en Entre Ríos, respecto a la violencia familiar. En apenas dos años, aumentó un 163% la cantidad de denuncias. En la mayoría de los casos, está presente la ingesta de alcohol y drogas. El flagelo social que significa la violencia de género en […]

Subscribe US Now