Una tormenta magnética podría afectar a la Tierra

El Centro Meteorológico de Rusia pronosticó este fenómeno y advirtió que podría producir alteraciones hasta el domingo


Una tormenta magnética podría afectar a la Tierra, según pronosticó el Centro Meteorológico de Rusia, que aseguró que el fenómeno podría producir alteraciones en el campo magnético terrestre hasta el domingo.
Los especialistas rusos advirtieron que el fenómeno podría provocar fallas en dispositivos electrónicos, incluidos equipos de navegación y de telecomunicaciones.
La tormenta magnética se produce por la llegada a la Tierra de viento solar: miles de millones de partículas expulsadas por el Sol que alcanzan la Tierra en pocos días.
Los meteorólogos aseguraron que la tormenta alcanzará una magnitud de 4 en una escala de 10 y que sus efectos dependerán a la vez de la temperatura y la presión atmosférica.
La National Aeronautics and Space Agency de Estados Unidos (Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio, NASA) explica que el “clima espacial” está determinado por los eventos y fenómenos que ocurren en torno al Sol, como el “viento” que desprende, los flujos de plasma y las cargas magnéticas, que tienen impacto en la Tierra (y en el resto del sistema).

“Nuestro Sol nos da más que un flujo constante de calor y luz. El Sol baña regularmente la Tierra y el resto de nuestro sistema solar con energía en forma de luz y partículas con carga eléctrica y los campos magnéticos”, explica la NASA.

Muchas veces el “clima espacial” (cualquier tipo de impacto en la Tierra y en los sistemas y dispositivos humanos) viene de una “llamarada solar”, que es un estallido intenso de radiación que se origina de la liberación de energía magnética, normalmente asociada a las manchas solares.

Una tormenta solar tiene la capacidad de interrumpir las comunicaciones satelitales, lo que puede afectar las señales telefónicas, de televisión, de internet, los sistemas de posicionamiento global (GPS) y la señal de radio de alta frecuencia.

Es en los polos donde se concentra la mayor parte de estas partículas, donde pueden tener efectos vistosos: las auroras boreales que se pueden apreciar en algunos puntos cercanos al Polo Norte y las raras auroras australes que llegan a ocurrir en el sur.

Deja un comentario

Podés comentar con tu cuenta de Facebook.
  • (will not be published)

*