Continúan las evacuaciones en Chaco y Corrientes por la creciente del río Paraná

Brujula

La crecida del Paraná sigue su camino por el litoral argentino y los evacuados por el nivel del agua son casi 8 mil. Hasta ahora, Formosa, Misiones, Chaco y Corrientes son las provincias más afectadas, aunque ya hay planes de asistencia y evacuación preparados para Entre Ríos, Santa Fe y el norte de la provincia de Buenos Aires. En Corrientes, al menos 90 familias ya se encuentran alojadas en distintos centros de evacuación de la capital de la provincia, alcanzando un total de unas 500 personas. En la zona, el Paraná alcanzó ayer la marca de 7 metros que constituye la etapa crítica de la creciente, aunque las autoridades piensan que el impacto será menor al esperado.No obstante el plan de contingencia fue pensado para atender a 1.500 personas. Un tercio de ese número ya está en algunos de los diez albergues oficiales habilitados en escuelas, iglesias y centros comunitarios.

inundaciones en el chaco

Debido al riesgo en varios puntos de la extensa costanera correntina levantaron barricadas con bolsas de arena. Por ejemplo tabicaron la Punta San Sebastían que es un paseo tradicional casi en el centro de la ciudad. Pero, por ahora, la urgencia se vive en los barrios periféricos: Galván, Río Paraná, La Tosquera, Virgen de los Dolores, Itatí, Quinta Ferré y Santa Marta que son los más afectados por ahora en las costas de la Capital.

El director correntino de Defensa Civil, Eulogio Márquez, confirmó que el comportamiento del río en los principales puertos de esta provincia era alentador, aunque advirtió sobre un nuevo incremento en el caudal del río Andresito, que podría generar nuevos picos de creciente en los próximos días.

«En Ituzaingó e Isla Apipé ya tenemos 96 centímetros de bajante, en Itatí hay una baja de dos centímetros y en Paso de la Patria el río se encuentra estacionario desde hace seis horas», dijo Márquez. Pero la tendencia aún es creciente sobre el puerto de la capital correntina y las costas río debajo de Empedrado, Bella Vista y Goya, que podrían marcar sus picos durante los próximos días.

«Hasta el momento tenemos 47 familias evacuadas en Isla Apipé, que dentro de un par de días más podrían regresar a sus hogares», dijo Márquez, quien también confirmó que hay otras 48 familias afectadas en Itatí, 50 en la ciudad de Corrientes y 36 en Paso de la Patria, donde se establecieron barreras para evitar que le agua ingrese al casco urbano.

Mientras el municipio capitalino, de extracción kirchnerista, espera la llegada (mañana, lunes) del jefe de gabinete Jorge Capitanich y parte del Gabinete de Crisis que conformó la Nación, se trenzó en un áspera discusión con el Gobierno provincial (radical) por el comportamiento de la represa de Yacyretá. Los radicales correntinos acusan a la Entidad Binacional Yacyretá (EBY) de abrir las compuertas sin aviso, causando estropicio en las localidades aguas abajo.

Por lo pronto, el problema está instalado en casi toda la ribera correntina. La localidad de Itatí (a 70 kilómetros de la capital) resultó muy afectada por la crecida de Paraná. Según datos extraoficiales hay casi 250 personas alojadas en los centros de evacuación dispuestos por la Municipalidad.

El agua está a dos cuadras de la Basílica de Itatí, el mayor centro religioso del NEA, pero –aseguran– la inundación no llegará hasta allí. Nunca lo hizo. Los que sí está bajo agua es la costanera itateña y corre peligro la sede de la Prefectura local. En Paso de la Patria hay unos 100 evacuados.

En Chaco, unas 3.500 personas se autoevacuaron por la crecida del río. La mayoría de las personas afectadas pertenecen a Puerto Vilelas, donde 345 familias se movilizaron desde diversos lugares de la costa sobre el riacho Barranqueras hasta los centros de evacuación. El Paraná, en el Puerto de Barranqueras, se aproximaba ayer a los 6,80 metros, ya por encima de los niveles de alerta (6 metros) y evacuación (6,50). En Formosa, el pico de la crecida ya pasó, pero todavía quedan casi 600 familias (unas 3.000 personas) en los centros de evacuados, según confirmaron ayer a Clarín desde la Subsecretaría de Desarrollo Social de la provincia.

Hasta primera hora de este domingo, había 480 familias afectadas en esta provincia por la creciente del río Paraná, entre aquellas que debieron abandonar sus hogares y las que quedaron aisladas por el avance de las aguas.

La zona más crítica de esta emergencia hídrica era Puerto Vilelas, donde suman 345 los grupos familiares damnificados, mientras que en el puerto Antequeras y el barrio San Pedro del Municipio de Colonia Benítez, suman 74 los grupos familiares que debieron ser evacuados por las fuerzas provinciales y federales que trabajan en el plan de contingencia.

Lugo afirmó en declaraciones a diario Norte que «este año seguramente tendremos más familias autoevacuadas, pero durante menos tiempo, teniendo en cuenta que el año pasado fueron en total 21 días».

El gobernador Juan Carlos Bacileff Ivanoff recorrió ayer junto con miembros de su gabinete las principales zonas afectadas por la creciente, ocasión en que garantizó la asistencia a las personas afectadas por la emergencia.( Análisis Digital)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Next Post

Las alturas del río Paraná para la zona. Creciendo.

La crecida del Paraná sigue su camino por el litoral argentino y los evacuados por el nivel del agua son casi 8 mil. Hasta ahora, Formosa, Misiones, Chaco y Corrientes son las provincias más afectadas, aunque ya hay planes de asistencia y evacuación preparados para Entre Ríos, Santa Fe y […]

Subscribe US Now