El Papa levantaría la prohibición de comulgar para los divorciados

Brujula
Spread the love

El primer cambio de Francisco en materia de normas de la Iglesia se encamina a ser el levantamiento de la prohibición de comulgar a los católicos separados y vueltos a casar por civil. No sería para todos los casos, sino bajo requisitos.

papa-francisco1

Francisco elogió calurosamente la exposición que realizó el jueves el cardenal Walter Kasper en el comienzo de un plenario de cardenales que sesionó en el Vaticano. Allí, Kasper invitó a sus colegas a reflexionar sobre la posibilidad de una revisión de la veda para los divorciados que volvieron a contraer matrimonio civil –o sea, no para parejas de hecho– y tras un período de penitencia y discernimiento de sus responsabilidades conyugales pasadas y presentes.
Al día siguiente, Francisco –al hablar ante los cardenales– sorprendió con un caluroso elogio a la exposición de Kasper, aunque sin referirse específicamente a su propuesta sobre la comunión a los divorciados (en rigor, el discurso del cardenal fue más amplio). Pero el respaldo sonó claro. Con su estilo coloquial, el Papa les dijo: “Ayer por la noche volví a leer … ¡pero no para dormirme! el trabajo del cardenal Kasper y querría darle las gracias porque encontré teología profunda y pensamiento sereno. Es agradable leer teología serena. Me ha hecho bien y me ha traído a la cabeza una idea… Perdónenme si me sonrojo, pero la idea es esta: esto se llama hacer teología de rodillas. Gracias”.
La prohibición de dar la comunión a los divorciados en nueva unión se está volviendo un serio problema para la Iglesia porque el aumento de las separaciones está provocando que estos casos sean muchos y multiplicando los reclamos. Incluso, está suscitando situaciones de rebeldía, ya que en algunas diócesis –como en varias de Alemania– los obispos están abiertamente haciendo caso omiso de la norma. Pero, por otro lado, el principio de indisolubilidad del matrimonio sacramental hunde sus raíces en el Evangelio –“Que el hombre no separe lo que Dios unió”– y pone en un brete a los que quieren levantar la prohibición.
De hecho, el cardenal Kasper habría deslizado que un eventual levantamiento de la prohibición no implicaría desconocer la indisolubilidad del matrimonio sacramental. O sea, el válido para la Iglesia continuaría siendo el casamiento “por iglesia”. Hoy sólo es posible que los divorciados vuelvan a casarse religiosamente si un juicio canónico (eclesiástico) determina que el sacramento matrimonial fue nulo por una serie de razones, como una inmadurez psicológica que impide asumir con plena conciencia el paso que se está dando ante Dios. Hay quienes propician facilitar estos procesos como una alternativa, pero Kasper consideraría que buscar una solución tratando de suavizar los procedimientos para llegar a la nulidad matrimonial sería como si la Iglesia actuara deshonestamente concediendo, bajo un disfraz, divorcios católicos.
Francisco había dicho el año pasado que el tema de la comunión a los divorciados estaba abierto. Y Benedicto XVI nunca lo cerró, pero no avanzó. La decisión final no está a la vuelta de la esquina. Habrá que esperar el Sínodo de Obispos sobre la Familia que se hará en Roma en dos partes: en octubre de este año y el próximo. Recién entonces se verá si este será el primer cambio de Francisco. (Clarín)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Next Post

Cerrito cuenta con una nueva carrera

Spread the loveEl primer cambio de Francisco en materia de normas de la Iglesia se encamina a ser el levantamiento de la prohibición de comulgar a los católicos separados y vueltos a casar por civil. No sería para todos los casos, sino bajo requisitos. Francisco elogió calurosamente la exposición que […]

Subscribe US Now