Fuertes cuestionamientos al gobierno en la masiva marcha contra UPM-Botnia

Brujula

Miles de personas se movilizaron este domingo en la décima marcha al puente general San Martín -que une Argentina con Uruguay- para manifestarse contra el funcionamiento de la planta contaminante de pasta de celulosa de UPB-Botnia instalada en Fray Bentos, en la margen del río que separa las dos naciones de Sur América. En el acto central, se leyó un documento donde se acusó al gobierno argentino de negligente y se exigió justicia.

Botnia-UPM

Una vez más, las ideologías políticas, religiosas y las nacionalidades fueron superadas por la defensa del medio ambiente ante el peligro que representa la contaminación que generan las compañías trasnacionales que abusan de la razón instrumental en pos de un beneficio económico. La imagen quedó nuevamente registrada  en la consciencia de los pueblos, tanto el argentino como el uruguayo, que se movilizaron a pesar del abandono de los gobiernos que conducen los Estados nacionales.

La marcha ‘Por la vida, sin fronteras’ logró convocar, una vez más, a miles de personas que peregrinaron por el puente internacional, acompañados por una caravana náutica que llevaba globos celestes y blancos.

La acción demuestra que “el pueblo da el presente en esta marcha tan cara para la lucha ambiental de la región y el país”, indicó a AIM Ana Angelini, integrante de la a Asamblea Ciudadana Ambiental de Gualeguaychú (Acag).

En ese marco, comentó que en el acto que se realizó “se leyó una proclama por la que se solicitó a los gobernantes que se ocupen y que defiendan al pueblo, es decir, que se dejen de falsas promesas y hagan cumplir lo acordado tanto en el pacto Anchorena como lo que ordenó la corte Internacional de La Haya”.

Además, detalló que se recordó “estos diez años de lucha ambiental, que del otro lado del río están contaminando y que existe negligencia del gobierno (argentino) que si bien reconoce la contaminación no hace nada para solucionarlo; quizás tendremos que marchar 30 años como lo tuvieron que hacer nuestras madres de Plaza de Mayo para que se haga justicia”.

Adhesiones

Cabe recordar que la marcha fue declarada de interés legislativo por el Congreso de la República, por la Legislatura provincial, por la Municipalidad de Gualeguaychú y por otras organizaciones políticas y sociales de la región.

A continuación, la Proclama leída 
Una nueva marcha nos convoca: “el décimo abrazo al Río Uruguay”. Marcha que este año tiene como slogan “sin fronteras por la vida” y ello no es casual; es sin fronteras porque la contaminación no distingue nacionalidades, la contaminación no sabe de fronteras solo contamina, corroe, destruye las simientes de esta  tierra que nos da abrigo, que nos da vida;  el lugar en que vivimos.

Numerosos argentinos y uruguayos, venimos unidos otra vez al Puente General San Martin, convertido en nuestra tribuna internacional. Aquí nos dimos ambos Pueblos aquel abrazo histórico del 30 de abril de 2005 y prometimos defender este río que nos pertenece a todos. Desde esta tribuna material hemos expresado infinidad de veces nuestra firme convicción de oponernos a Botnia-UPM por el alto grado de contaminación que produce.

Todo pareciera indicar que luego casi once  años de reclamos -más de una década perdida en materia de medioambiente-  la planta ilegal y contaminante de Botnia-UPM  debiera haberse marchado; sin embargo sigue acá contaminando nuestro aire, nuestro río, nuestra tierra.

De nada sirvieron las promesas y declaraciones de nuestros gobernantes, de nada sirvió la declaración de Causa Nacional, de nada sirvió la orden de la Corte Internacional de la Haya en cuanto al control y actitud que debía asumir el gobierno Uruguayo; el poder económico pudo como siempre más.

Nos preguntamos: ¿Cuántos “incidentes” en Botnia-UPM harán falta para que reconozcan nuestros argumentos? ¿No es injusto tener que vivir pendientes de los movimientos de una empresa y plagados de incertidumbres?  ¿Qué estamos esperando? ¿Que explote una caldera, que haya nuevos escapes de sulfhídrico o un escape de dióxido de cloro (hecho que sería una catástrofe), y después lamentar las consecuencias? En estos hechos mencionados de contaminación aérea y ante las reiteradas denuncias efectuadas por los damnificados, como el último episodio del 28 de febrero de este año, la secretaría de Medio Ambiente de la municipalidad local, siempre nos da la misma respuesta: “se tomaron muestras y se mandaron analizar a la onea”.

Hasta el momento no se ha recibido ninguna información sobre el contenido de las famosas bolsitas de muestreo mandadas a analizar. ¿Por qué se niega a los ciudadanos acceder a esa información. No es esto un Derecho Humano fundamental?

En  Argentina como en  Uruguay, se ha hecho un gran esfuerzo en materia de Derechos Humanos. Sin embargo, así como por un lado se han llevado a la Justicia a los genocidas, por otro se da amparo a quienes son ecocidas, como el caso de los directivos de  Botnia-UPM. En este sentido, los gobiernos están escribiendo sus nombres en  la historia como los mayores promotores del ecocidio que se está produciendo en la región; y no solo por proteger a Botnia-UPM, sino por permitir la minería a cielo abierto, el desmonte nativo, el uso indiscriminado de agrotóxicos, el volcado de efluentes cloacales e industriales a nuestros ríos, etc.

Nos preguntamos entonces, porqué y para qué caminamos?, y una vez más nos recordamos a nosotros mismos que la fuerza de un pueblo está en la perseverancia, en la tenacidad y en la voluntad que ponga a sus pedidos. Entonces recordamos que esta lucha que nació hace más de diez años,  cuando aún no se había puesto ni un solo ladrillo de Botnia-UPM, es y será la expresión de una comunidad decidida a vivir mejor. Una comunidad que levantó la bandera de la lucha ambiental para reclamar en defensa de su calidad de vida y el cuidado del medio ambiente, una comunidad que decidió luchar por la vida y que seguirá haciéndolo pese a quien le pese,  aún cuando parezca que hemos sido vencidos.

En razón de ello es necesario hoy más que nunca marchar para no perder la memoria y recordar que Botnia-UPM  sigue contaminando, que el río Uruguay no resiste más, que el aire que respiramos está contaminado con las emisiones gaseosas de Botnia –UPM, y nadie hace nada para evitarlo.

Para recordar  que no sólo el gobierno del Uruguay incumple leyes, pactos y promesas, también lo hacen nuestros propios gobernantes:
1)-Con la instalación de la planta Botnia –UPM el gobierno uruguayo violó reiteradamente el Estatuto del Río Uruguay firmado con Argentina en 1975 para protección justamente del río.
2)-Que posteriormente Uruguay violó o hizo caso omiso de las órdenes de la Corte Internacional de la Haya que conminó a ambos países a actuar de buena fé, ajustarse a lo pactado en el Estatuto y ordenó un plan de monitoreo conjunto que hasta el momento no se cumple.
3)-Que no conforme con ello y para culminar violó e incumplió el nuevo y espúreo convenio firmado con argentina: el Acuerdo de Anchorena que previó la ejecución de ocho (8) puntos de tareas de muestreo y mediciones en el Río Uruguay y sólo una de ellas fue implementada, convirtiendo en abstracto lo acordado.
4)-Que constituye una burla para toda la comunidad de la región, la autorización por parte del gobierno del Uruguay, dada a Botnia-UPM para  aumentar la producción de pasta de celulosa por encima del millón de toneladas anuales.
5-Que fue una burla la declaración de nuestro canciller y gobernador ante éste anuncio, cuando manifestaron en conferencia de prensa “no lo vamos a permitir “, ya han pasado 180 días, y nuevamente nos sentimos estafados por nuestros propios gobernantes. ¿Qué van a hacer al respecto? no se olviden que el que  calla otorga….
6)- Que nos prometieron sensores de aire en la última reunión mantenida con el secretario de Medio ambiente de la Nación, el secretario de Ambiente de Entre Ríos, la Secretaria de ambiente local y el propio presidente municipal y sin embargo luego de ocho meses no hay indicio alguno que tales sensores se estén  por instalar.

Tal vez tengamos que marchar durante treinta años, como lo hicieron nuestras Madres de Plaza de Mayo para ser escuchadas, por los que hoy hacen oídos sordos al reclamo de un pueblo que implora por vivir  y criar a sus hijos dignamente, en un ambiente sano.

Por eso decimos a nuestros gobernantes: en sus manos, y en la del conjunto de las autoridades,  está tomar las decisiones políticas que contribuyan a solucionar el conflicto ambiental y social que ha llegado hasta acá por la actitud de mala fé del gobierno Uruguayo en complicidad con el gobierno de Finlandia y la negligencia e indiferencia de nuestras propias autoridades. En sus manos está la defensa del Río Uruguay y la salud de nuestro Pueblo.

El neocapitalismo de la década de los años ´90 apenas se atrevió a prometer la presencia de empresas como Botnia-UPM, pero el llamado progresismo de los gobiernos actuales, fue más lejos y ejecutó lo que era una promesa y hoy se han convertido en gendarmes de esas inversiones, apuntando sus fusiles contra su propio pueblo.

La criminalización de las protestas es un claro ejemplo de esto. Hoy pareciera que está de moda recordar al general de hombres libres como fue José Gervasio Artigas, el prócer de Uruguay y América Latina. Artigas dijo a manera de enseñanza y premonición que “no venderé el rico patrimonio de los orientales al vil precio de la necesidad”. Sin embargo, podemos afirmar que los gobiernos que hoy invocan su nombre, en realidad lo están vaciando de contenido, están banalizando sus enseñanzas y sus ideales. No son dignos de esas herencias.

En nuestro carácter de víctimas de la contaminación, de la ilegalidad de las acciones del gobierno Uruguayo y de la negligencia de nuestras autoridades, pedimos al Sr. Presidente Municipal, a senadores, diputados, jueces, gobernador y a la propia Presidente de la Nación, que tengan memoria, no se olviden de Gualeguaychú, ni de la causa Nacional proclamada por el ex presidente Néstor Kirchner, que nos defiendan como ciudadanos que somos; que no mientan ni confundan a la sociedad; que asuman que la mejor estrategia para recuperar el vínculo con el Uruguay es respetar y hacer respetar lo pactado entre los pueblos, exigiendo que Botnia se vaya y no rindiéndose ante lo peor del capitalismo extranjero.

La historia es un testigo insobornable de los tiempos. Y el peso de esta memoria está indicando que los actuales gobiernos pasarán a la historia como genocidas del ambiente, ecocidas; porque además violan elementales Derechos Humanos: el de la vida y el de vivir en un ambiente sano.
ASAMBLEA CIUDADANA AMBIENTAL GUALEGUAYCHU

De Angeli: la mirada puesta en la salud
El senador de Unión por Entre Ríos, Alfredo De Angeli, ponderó “la persistencia y compromiso” de los vecinos de Gualeguaychú “que en estos diez años de lucha han sido protagonistas de un cambio en la conciencia ambiental de la provincia”, dijo al compartir con ellos la dècima marcha al puente que se realizó este domingo, bajo el lema “Sin fronteras, por la vida”, para rechazar la presencia de la pastera UPM Botnia en Fray Bentos.

“Esta marcha no tiene banderías políticas. Es una marcha con la mirada puesta en la salud, en nuestros bienes y recursos naturales y en las generaciones que vendrán. Caminamos para cuidar el futuro”, comentó De Angeli que pidió, junto a sus pares entrerrianos, declarar de interés legislativo del Senado esta nueva edición de la marcha que impulsa la Asamblea Ciudadana Ambiental de Gualeguaychú

“El pueblo movilizado siempre es protagonista de los cambios. tenemos que preguntarnos, obligadamente, que hubiera pasado si no hubiéramos reaccionado. Esta marcha marca un hito en la historia del cuidado del medio ambiente, tanto en Entre Ríos como en el país”, destacó el senador al tiempo que aseguró que “la perseverancia del reclamo, evitó que se instalen nuevas plantas”. (AIM)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Next Post

Violento asalto a familia de Chajarí

Miles de personas se movilizaron este domingo en la décima marcha al puente general San Martín -que une Argentina con Uruguay- para manifestarse contra el funcionamiento de la planta contaminante de pasta de celulosa de UPB-Botnia instalada en Fray Bentos, en la margen del río que separa las dos naciones […]

Subscribe US Now