Rusia alarma a Ucrania al asaltar una base naval en Crimea

Brujula
Spread the love

KIEV.- La bandera rusa ya ondea en la base naval de Sebastopol, en la península de Crimea. Un día después de que el presidente Vladimir Putin firmarala anexión de Crimea a Rusia , milicias prorrusas apoyadas por grupos de civiles asaltaron ayer la base naval del principal puerto del Mar Negro y sometieron a los oficiales ucranianos.

conflicto crimea

Alarmada y sin capacidad de defensa frente al poder ruso, Ucrania decidió anoche retirar todas sus tropas -unos 14.500 soldados- de Crimea.

Las fuerzas rusas se movilizaron ayer rápidamente para neutralizar cualquier posible resistencia armada en Crimea. «Ellos (los rusos) irrumpieron en el recinto (la base naval), pero no oí tiroteos», dijo Oleksander Balaniuk, capitán de la marina ucraniana, mientras retiraba sus pertenencias del complejo.

«Esto debería haber sido resuelto políticamente. Ahora lo único que puedo hacer es estar aquí en la puerta. No hay nada más que pueda hacer», agregó abatido el oficial ucraniano. Vladislav Selezniov, vocero de Defensa de Ucrania, dijo que tropas aparentemente rusas sacaron de la base por la fuerza al comandante de la marina, Sergui Gaidouk. Kiev no tardó en dar un ultimátum a las autoridades de Crimea para que liberaran a su alto responsable militar.

El asalto, tenso pero sin disparos, se produjo en momentos en que Rusia y las potencias occidentales se preparan para una larga disputa por la anexión de Crimea. Estados Unidos y la Unión Europea impusieron a Moscú las sanciones más graves desde el fin de la Guerra Fría, pero el Kremlin no parece haberse inmutado por el bloqueo de cuentas y la prohibición de viajar a Occidente a algunos de sus líderes.

Al decreto presidencial que ratifica la adhesión tras el referéndum aprobatorio del domingo ayer se sumó el aval del Tribunal Constitucional. El Parlamento ruso ratificará en breve la unión de la península.

La crisis diplomática entre Rusia y Occidente se insinúa larga y compleja. Pero el temor principal para las nuevas autoridades de Kiev pasa ahora por una escalada belicista en la parte oriental del país, de influencia rusa. Ante un eventual ataque de Moscú, el gobierno de Arseni Yatseniuk está preparando un plan de evacuación para retirar de Crimea a los militares ucranianos y sus familias.

«Estamos desarrollando un plan que nos permitirá no sólo retirar a nuestros hombres de Crimea, sino a los miembros de sus familias, de modo que sea una operación rápida y eficiente», declaró el jefe del Consejo de Seguridad Nacional de Ucrania, Andri Parubi.

La retirada de esos efectivos es estratégica. El ejército ucraniano, reducido y obsoleto, no puede enfrentarse a la sofisticada maquinaria militar rusa. Los gobernantes de Kiev prefieren fortalecer la frontera oriental y dar por perdida una península que ya está en manos de Moscú.

De esa forma evitarían episodios como el ocurrido anteayer, cuando un suboficial ucraniano murió por los disparos de soldados rusos en Simferopol, la capital de Crimea. Al mismo tiempo, Kiev pidió ayer formalmente a la ONU que declare Crimea territorio desmilitarizado.

Miles de soldados rusos tomaron el control de Crimea antes del referéndum del domingo, en que la región de mayoría rusa votó masivamente a favor de independizarse de Ucrania y unirse a Moscú.

El Kremlin niega oficialmente un despliegue de ropas y los soldados rusos en la región no llevan uniformes que les identifiquen como rusos, lo que hace difícil verificar quién es quién sobre el terreno.

La estrategia intervencionista de Putin en Crimea puso en alerta a Occidente. A las críticas del presidente estadounidense, Barack Obama, y de los líderes de la Unión Europea, ayer se unió la voz del secretario general de la OTAN, el danés Anders Fogh Rasmussen, que calificó la anexión de Crimea como «la amenaza más grave a la seguridad y estabilidad europea desde la Guerra Fría». Desde Washington, Rasmussen dijo que lo ocurrido en Crimea debe ser «una llamada de atención para la OTAN».

El secretario general de las fuerzas aliadas destacó la gravedad de un conflicto que estalló «justo en las fronteras de la OTAN». Y advirtió a Rusia que se arriesga al aislamiento internacional si no da marcha atrás en su anexión de la península.

Pero Occidente no parece dispuesto a ir mucho más lejos de la aplicación de sanciones a Rusia. Obama descartó ayer cualquier acción militar y llamó a construir un frente diplomático sólido. «No vamos a realizar una incursión militar en Ucrania», declaró el mandatario.

BERLÍN FRENA LAS VENTAS MILITARES AL KREMLIN

Seis días después de la velada declaración de guerra económica al gobierno ruso anunciada por la canciller Angela Merkel ante el pleno del Bundestag, Alemania adoptó ayer una simbólica medida de reacción a la actuación rusa en Crimea al paralizar la venta de un centro dotado de aparatos para la simulación de combate para el ejército ruso.

El consorcio Rheinmetall se había comprometido a construir una instalación sofisticada en la que unos 30.000 soldados al año podían ser adiestrados en técnicas de combate modernas.

Las sanciones que puede aplicar Berlín contra Moscú tienen en vilo a los principales consorcios alemanes. Más de 6000 empresas tienen representación en Rusia con inversiones estimadas en 20.000 millones de euros y unos 300.000 puestos de trabajo en Alemania dependen de las buenas relaciones con el Kremlin.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Next Post

Inédita convocatoria en la casa de una joven asesinada

Spread the loveKIEV.- La bandera rusa ya ondea en la base naval de Sebastopol, en la península de Crimea. Un día después de que el presidente Vladimir Putin firmarala anexión de Crimea a Rusia , milicias prorrusas apoyadas por grupos de civiles asaltaron ayer la base naval del principal puerto del Mar Negro […]

Subscribe US Now