Tenían un niño atado a una cama y ahora se debate su adopción

Brujula
Spread the love

Su madre lo abandonó y su padre, cuando se iba a trabajar, lo dejaba encadenado. Una familia de Tala se está haciendo cargo del chico, pero la Justicia debe definir si finalmente podrán adoptarlo.infografxa_comas.jpg_2069580699

El caso de Silvia Pauletti movilizó a toda la comunidad de Rosario del Tala. La mujer, además de ser la madre de tres hijos y estar en período de preadopción de dos mellizos de 10 años, en diciembre de 2013 se hizo cargo de un niño de tres años, que según denunció sufría de diferentes tipos de maltrato. Si bien fue el Consejo Provincial del Niño, el Adolescente y la Familia (Copnaf) el que le dio la guarda provisoria del menor, ahora la situación dio un giro, porque la defensa presentó una demanda de guarda preadoptiva y que se prorrogue la medida cautelar de protección de persona, según informó a UNO el abogado defensor Gustavo Baridón. En forma simultánea, la Defensoría de Pobres y Menores de Rosario del Tala decidió que la criatura quedara bajo el cuidado de la familia Pauletti.
Silvia y su marido insisten con la versión de que al nene lo quieren llevar a un hogar en Villaguay por 90 días, para luego trasladarlo a la provincia de Chaco. Por recomendación de su abogado presentaron un recurso de amparo rechazando la posibilidad de que se lleven al chico. “Nos gustaban mucho los chicos y queríamos adoptar. A mi esposo, que trabaja en la Municipalidad le ofrecen a este nene”, dijo la mujer. Así comenzó contado su historia y la de su hijo del corazón, quien de acuerdo sus dichos fue víctima de un entorno de violencia y abandono desde el mismo momento en que nació. “Se lo sacaron a la mamá, porque lo tenía atado de un piecito a la pata de la cama con una cadena y dormía en un cajón”, afirmó en declaraciones a Fm Litoral.
En su relato mencionó que tanto a ella como a su marido le gustan mucho los chicos, por ello acudieron a la delegación local del Copnaf para tramitar la adopción del pequeño. Las autoridades del organismo provincial le informaron que el nene estaba mal, golpeado, desnutrido e incluso mostraba síntomas de debilidad. “Las chicas me dijeron que me lo daban por tres meses, porque en el hogar de Tala no había vacantes. También llamaron a Paraná y no contestaban”, recordó.
Las responsables de esa dependencia estatal le advirtieron a la mujer que en esas condiciones era difícil que pueda hacerse cargo del chico. “Ellas igual me lo daban, pero pobrecito, era como un bichito: no sabía lo que era comer, estar en la cama, en una casa, con una familia”, se lamentó. Pese al estado de salud del menor y el cuadro que presentaba, Silvia aceptó el desafío acompañada de su marido. Contó que los primeros días fueron los más complicados, “porque no sabía caminar, el solo corría y se caía. Era un animalito”. Según Pauletti, su adaptación al nuevo entorno resultó mejor de lo esperado, de hecho dejó de tener temblores y de mover la cabeza. “Él estaba en estado de desnutrición”, graficó.
De acuerdo al mismo testimonio, el nene vivía bajo la tutela de su padre -que padece problemas de alcoholismo-, luego de que la madre decidiera abandonarlos. Bajo esas condiciones, su padre biológico cada vez que tenía que salir a trabajar lo dejaba atado de un pie a la cama. A ese drama se le sumaba que su abuela estaba enferma y debía permanecer en una silla de ruedas, dejando en un estado total de abandono al niño que hoy tiene tres años. Al parecer, este panorama se mantuvo oculto durante un largo tiempo, hasta que un vecino denunció el caso a las autoridades. “Fue el mismo vecino que le hizo un cajoncito para que aprenda a caminar. Lo hizo para que no anduviera en el suelo y después terminó convirtiéndose en su cárcel. El mismo vecino se comunicó con las autoridades e hizo la denuncia. A partir de allí se comunicaron con la mamá, que ahora está con otra pareja”, señaló, reconstruyendo una verdadera historia de dolor.
El chico llegó a sus vidas el 16 de diciembre del año pasado. Un mes después, su madre adoptiva recurrió a la Justicia para iniciar el trámite de adopción. El abogado defensor está haciendo las gestiones para solicitar la guarda con fines de adopción. Su madre adoptiva confía en que la situación se resuelva en buenos términos. “Él aprendió a comer, anda todo el día conmigo. Concurre a la Escuela N°4, una institución diferencial de Rosario de Tala. Las maestras me dijeron que desde que ellas lo conocen hasta ahora ha progresado en un 70%”, dijo satisfecha la mujer. A modo de deseo pidió que el pequeño “no sufra más, ya que lo ha hecho toda su vida. ¿Qué es lo que ve la Justicia”.
Un pueblo movilizado
Hace dos semanas los vecinos de Rosario del Tala se movilizaron para impedir que la Justicia separe al chico de su familia del corazón. Los Pauletti viven en una zona rural; Silvia trabaja en casa de familia y su marido es empleado municipal. Ante la chance concreta de que se lleven a la criatura, avisó que se encadenará frente al juzgado de la localidad. El titular del juzgado Civil y Comercial, Mariano Velasco, interviene en la causa, y será quien defina sobre la prórroga de la medida cautelar que expira el domingo. “El nene está mejor que hace siete meses”, dijo el abogado Gustavo Baridón.

Fuente: UNO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Next Post

Una red de Trata en el caso de la chica prostituida en Paraná

Spread the loveSu madre lo abandonó y su padre, cuando se iba a trabajar, lo dejaba encadenado. Una familia de Tala se está haciendo cargo del chico, pero la Justicia debe definir si finalmente podrán adoptarlo. El caso de Silvia Pauletti movilizó a toda la comunidad de Rosario del Tala. […]

Subscribe US Now